viernes, 1 de enero de 2010

Masitas de Quáker (sin cocción)






Y ya que estamos hablando de cosas ricas… ¿recuerda esas masitas antiquísimas que no llevan cocción? Mezcle continuamente sobre el fuego: 200 gramos de manteca, 2 tazas de Quáker (molido grueso), 1 taza de té de cacao dulce, 5 cucharadas de leche y 1 cucharada de coñac, hasta que todo este disuelto. (O hágalo a baño de María, si es principiante). Entonces forre una fuentecita rectangular con papel impermeable, tapícela con galletitas tipo criollitas (codo con codo) y úntelas con 1/3 de la pasta de Quáker. Cubra ahora la pasta con otra capa de galletitas, luego con otra capa de pasta, luego con otra de galletitas y finalmente con el resto de la pasta. Así las cosas, “camúflela” bien y olvídese de ella hasta el día siguiente. Entonces corte la preparación en tiras, subdivídalas en cuadraditos, ponga en pirotines y… ¿qué espera para aplaudir?



fuente: