sábado, 16 de enero de 2010

Receta para gratificarse con poco gasto







                Si usted es “papelera” como yo… ¡seguro que jamás encuentra a tiempo la que necesita! Esta semana aparte una que a mí siempre me saca de apuro. Se trata de convertir las pencas de acelga en un excelente escabeche para acompañar el churrasco de siempre (o de antes) o, simplemente, comerlas con pan…


·         Pencas de acelga en escabeche


1)      Ponga en una cacerola las pencas de acelga que tenga a mano, bien raspaditas si fuese necesario y convenientemente lavadas.
2)      Agregue en la cacerola 2 cebollas y 2 zanahorias procesadas (o picadísimas) más 1 cucharadita de pimienta en grano, 1 hoja de laurel, ½ cucharadita de pimentón, 1 cucharadita de ají molido y otra de orégano, más dos, tres, cuatro… ¡o los dientes de ajo que quiera!
3)      Vierta en la cacerolita, por partes iguales, vinagre y aceite hasta llegar al nivel de las verduras (yo, para ahorrar, pongo el doble de vinagre que de aceite...). Sale a gusto.
4)      Hierva con la cacerola destapada hasta que las pencas estén tiernas pero “al dente” (usted me entiende…).
5)      Retire, envase, enfríe, tape. No. Mejor, pruébelas. ¿Vio qué bárbaras?