jueves, 7 de enero de 2010

Pancitos de Viena


¿Usted quería hacer pequeñísimos pancitos de Viena dignos de un hotel cinco estrellas? Tome nota… Deshaga 50 gramos de levadura prensada con 1 cucharadita de azúcar. Entonces mézclele 1 taza de leche tibia, 1 huevo batido, 50 gramos de manteca derretida, 1 cucharadita panzona de sal y “casi” 4 tazas de harina, tamizada dos veces. Vuelque el pegote sobre la mesa, amáselo bien, póngalo en un bol, tape y deje en sitio tibio hasta que crezca al doble. Entonces moldee los pancitos, colóquelos en placas en mantecadas, tápelos, espere a que se hinchen bien: ¡y métalos en horno caliente hasta que estén doraditos! Último paso: apenas retirados del horno, píntelos con abundante manteca derretida… y ¡glup!