martes, 26 de enero de 2010

Helado de ananás





Otra amiga querida – Enriqueta Deyá – me acaba de enviar en vuelo directo desde las islas Canarias este “helado de ananás”, facilísimo: coloque en una cacerolita el almíbar de una lata de ananás al natural, junto con 1 huevo previamente batido con ¼ de taza de azúcar, hasta que espese como sabayón. Agréguele entonces 1 cucharada de jugo de limón y revuelva constantemente sobre el fuego, hasta que espese sin que llegue a hervir. Paso final: vierta en un bol, mézclele el ananás al natural previamente triturado y 200 gramos de crema de leche batida espesa, ponga a congelar en el freezer… ¡y listo! ¿Qué si engorda demasiado? Pregúnteselo mejor a Voltaire: “Nadie está libre de decir tonterías; lo importante es no decirlas con seriedad”… ¡Glup!