lunes, 10 de noviembre de 2014

Torta de limón con cubierta de galletitas




Aunque trato de convencer a mis hijas mayores (Graciela y Patricia) para que no cumplan mas años, ellas se empeñan en hacerlo… ¡y con torta y todo! ¿Qué cuál prefieren? Todas. Pero, en especial, una de limón que lleva una cubierta de galletitas. ¿Sabe por qué le cuento esto? Porque después de hacer en mi vida 23.546.372.980 tortas de limón iguales… ¡esta fue la primera vez que fracasé!... ¿La culpa? Mía, ¡exclusivamente!... Sucede que la “cubierta” se hace con 1 y ½ taza de bizcochos Canale molidos, 3 cucharadas de azúcar y 70 gramos de manteca derretida. Y yo, de puro comedida, nomás, para que la torta no resultara tan “engordante”, reemplacé la manteca tradicional por esa nueva manteca de bajas calorías, deliciosa, con que acostumbro a tomar el desayuno. Bien dicen que… “no hay comedido que salga bien”… Resultado: ¡un desastre! ¡A tal punto, que en un momento pensé que había usado cemento instantáneo en lugar de azúcar…! Graciela disipó mis dudas: la nueva manteca – riquísima para untar tostadas – tiene una leyenda diminuta en el envoltorio que dice así: “No se utilice para cocinar”. Moraleja: llegada a cierta edad… ¡cocine con anteojos, o tome la sana costumbre de leer las etiquetas, sobre todo si ensaya con nuevos productos!... ¿Se quedó con las ganas de saber como sigue la torta? Con la mezcla de galletitas tapice un molde Nº22 bien enmantecado y rellénelo con esta mezcla: 1 lata de leche condensada, el jugo y ralladura de un limón gordo, 4 yemas y 4 claras a nieve. La torta se cocina los primeros 5 minutos en horno fuerte; y el resto en horno suavísimo, hasta completar una hora. Apague el horno y ábralo. Deje reposar allí la torta ½ hora y después desmóldela directamente sobre la fuente donde la piensa servir. ¡Glup!