miércoles, 19 de noviembre de 2014

Conserva de atún casera




Cómo se hace

Lave 1 kilo de atún blanco (o caballa) cortado en rodajas, colóquelas en una cacerola y cúbralas con 150 gramos de sal gruesa. Vierta abundante agua y lleve al fuego

Cuando hierva, baje el fuego a mínimo y cocine... 3 horas (leyó bien: ¡3 horas!). Agregue cada tanto chorritos de agua caliente para evitar que la sal se concentre.

Pasado ese tiempo, escurra el atún sobre repasadores limpios puestos sobre una tabla. Déjelos hasta el otro día.

Cambie los repasadores por otros secos, dé vuelta el pescado y déjelo escurrir hasta el día siguiente.

Quíteles a los trozos de atún la piel, grasa y huesitos que tengan y acomódelos en frascos de boca ancha previamente esterilizados. Agregue en cada frasco una hojita de laurel y unos granos de pimienta.

Cubra con un buen aceite y cierre herméticamente. Conserve en la heladera.

Utilícelo para hacer empanada gallega (foto), tomates rellenos, tartas o cualquier plato que lleve atún.