miércoles, 17 de septiembre de 2014

Dulce de coco


  1. Una vez pelada la pulpa, procésela o rállela dejándola hecha casi una pasta. Pésela y colóquela en un bol.
  2. Ponga en una cacerola igual peso de azúcar y su equivalente en agua. Es decir: para 125 gramos de coco rallado, 125 de azúcar y 125 cc de agua, mas una chaucha de vainilla.
  3. Haga hervir hasta que el almíbar tome punto de hilo muy fuerte (casi bolita blanda). Vierta sobre el coco rallado, revuelva con cuchara de madera y deje que se esponje solo. Sirva frío: ¡delicioso!

  • Coquitos

1)      Mida una taza de dulce de coco bien espeso (presione bien el dulce para medirlo).
2)      Agréguele 4 yemas.
3)      Enharínese cada vez las manos, tome una porción de la pasta de coco, moldee en bolitas y apoye sobre una placa enmantecada y enharinada. Luego pellizque cada porción, dándoles forma de conitos.
4)      Gratínelos en horno bien caliente. Deben quedar con el corazón húmedo.