viernes, 12 de septiembre de 2014

Costillitas canadienses




Esta semana le propongo una fórmula fácil y bien sabrosa para dar a las costillitas de cerdo un  "look" diferente... Usted sabe que me gustan las recetas prácticas, y especialmente esas que hacen quedar como los dioses al cocinero de turno. Disfrútelas con la familia y/o los amigos. 

 

 

Lo que llevan:


costillitas de cerdo, 8
sal y pimienta, A GUSTO
manteca, 50 GRAMOS
aceite, 1 CUCHARADA
harina, PARA REBOZAR
manzanas. 3
crema de leche, 1 POTE CHICO
panceta ahumada magra, 100 GRAMOS (EN TAJADAS)


Varios:
 

papas, 3 (HERVIDAS CON CASCARA)
harina, CANTIDAD NECESARIA
aceite, PARA FREIR

 

Pasos:

 

 

1 Extienda las costillitas de cerdo sobre una tabla y quíteles el exceso de grasa y demás indeseables que encuentre en el camino. Una vez desgrasadas, sazónelas a gusto con sal y pimienta negra de molinillo. Coloque la harina en un plato hondo y reboce las costillitas de ambos lados. Resérvelas mientras me sigue los pasos...

 


2 Derrita en una sartén amplia la manteca junto con el aceite. Cuando esté caliente el elemento graso, ponga a freír las costillitas que rebozó con harina. Hágalo por tandas para que no se superpongan. Dórelas de ambos lados, escúrralas sobre papel y colóquelas en una fuente para horno generosamente enmantecada.

 


3 Pele las manzanas (rojas o verdes, es a gusto del consumidor). Córtelas por la mitad y deseche los cabitos y el corazón con las semillas. Con un cuchillito filoso, córtelas en tajaditas bien finas, es más: transparentes (este es el secreto del éxito) Cubra las costillitas que están en la asadera con las tajaditas de manzana.

 


4 Vierta sobre las costillitas la crema sazonada con sal y pimienta. Coloque la fuente en horno caliente 1/2 hora, o hasta que las costillitas estén cocidas y las manzanas tiernas. Aparte, en una sartén "limpia" coloque las tajadas de panceta estiraditas, sobre fuego fuerte, hasta que estén crujientes y sequitas. Escúrralas y reserve.

 

 

5 Hierva las papas con piel. Cuando estén listas, pélelas y córtelas en daditos. Rebócelos con harina y déles un golpe de fritura en una sartén con aceite caliente, hasta dorarlos de ambos lados. Escúrralos. Sirva la fuente cubriendo las costillitas con la panceta crujiente y ofreciendo aparte la guarnición de papitas doradas y crocantes.