sábado, 23 de noviembre de 2013

Tarta brillante de frutillas









Frutillas: (las mejores son las chicas y bien coloradas). Como se trata de una planta rastrera, hay que lavarlas muy bien antes de utilizarlas. Eso sí, no les quite el cabito hasta después de lavarlas para evitar que resulten aguachentas.


Tarta brillante de frutillas

Haga una masa dulce crocante para tarta. Divida la masa en dos partes y con cada una de ellas forre dos tarteras desarmables de 22 cm de diámetro, enmantecadas y enharinadas. Para lograrlo, aplaste un poco el trozo de masa, colóquelo en la tartera y allí siga estirando con las manos, presionando hasta forrar los moldes con un espesor finito y parejo. Termine los bordes con un repulgo prolijo. Cubra el fondo de cada tarta con 2 cucharadas de gelatina en polvo (de frutillas, de ciruelas o ananás) sin disolver. Tape la gelatina con una capa gruesa de frutillas bien lavadas y cortadas a lo largo (calcule ½ kg). Cocine las tartas en horno caliente primero apoyando los moldes en el estante más bajo y luego en el estante central. Retírelas del horno, entibie y coloque en la heladera. El juguito que soltaran las frutillas durante la cocción formara una gelatina. Deje las tartas en la heladera hasta que la gelatina esté sólida. Para la terminación: ponga en una cacerolita 4 cucharadas de mermelada roja, 4 cucharadas de azúcar y 4 cucharadas de agua. Revuelva sobre el fuego hasta que se  fundan. Retire, cuele y entibie. Pinte con esta mezcla las frutillas de cada tarta. Tape los bordes con chantillí. Mantenga al frío hasta servir.


Versión 2:

Lo que lleva

Manteca blanda, 200 gramos
Azúcar, 2 cucharadas
Yema, 1
Agua fría, 2 cucharadas
Vinagre, 1 cucharada
Harina, 1 taza
Frutillas lavadas, ¾ kilo
Gelatina en polvo de frutilla, 1 caja chica
Crema chantillí, para decorar

Cómo se hace

1.       Ponga la harina sobre la mesa y hágale un hueco en el centro. Coloque allí la manteca blanda, el azúcar, la yema el agua y el vinagre. Una los ingredientes del centro y luego súmeles la harina, hasta unir todo en una masa tierna, que no se pegotee (si hiciera falta agregue más harina).
2.       Forre una tartera con la masa y termine el borde en forma prolija. La masa debe quedar finita.
3.       Espolvoree el fondo de la tarta con 2 cucharadas de la gelatina sin disolver. Arriba coloque las frutillas cortadas por la mitad a lo largo.
4.       Cocine la tarta en horno caliente, apoyando primero el molde en el piso del horno 5 minutos y luego, pasándola a un estante central hasta que la masa se note cocida.
5.       Retire la tarta del horno, déjela entibiar y estaciónela en la heladera hasta que la gelatina este bien firme. El juguito que sueltan las frutillas, en contacto con el polvo de gelatina forma una gelatina de frutilla deliciosa.
6.       Si quiere dedicarle un ratito extra a esta tarta y lucirse más ante los comensales, abrillante la superficie pintándola con mermelada de frutillas reducida al fuego con un poquito de agua y azúcar previamente tamizada. Queda más sofisticada y tentadora.