jueves, 21 de noviembre de 2013

Barritas de nueces y dátiles


¿Le prestamos alas a nuestro monedero para hacer un bocadito fuera de serie? “Sin ilusiones, la humanidad moriría de desesperación o de aburrimiento” (A. FRANCE).
Aproveche que ahora se consiguen en buen precio dátiles importados y compre… ¡una buena marca nacional! (son mucho más fresquitos y tiernos). Quíteles el carozo, píquelos y mida 1 taza. Y pique también – como si no le costara nada – 1 taza de nueces. “Sin la facultad de la ilusión, no existe posibilidad de goce artístico” (AD. PICHLER). Bata dos claras con un poquitito de sal, hasta que tome punto de nieve. Entonces agrégueles de a poco, sin dejar de batir, 1 taza de azúcar. Y siga batiendo hasta que se forme un merengue brillante, que haga picos y cause la envidia de cualquier merengue italiano. “La envidia es la polilla del talento” (CAMPOAMOR). Llegado a este punto, mézclele 1 cucharada de crema de leche y 1 taza de harina tamizada con una cucharadita de polvo para hornear previamente mezclada con el picadillo de nueces y dátiles. ¿Qué piensa usted que obtendrá? Un pegote espantoso, que le hará temblar las rodillas. ¡Animo! “Con la audacia se encubren grandes miedos” (LUCIANO). Enmanteque y enharine una asaderita, vuelque en ella la pasta y, con las manos bien entalcadas con azúcar impalpable, presiónela hasta darle forma de un rectángulo de 2 cm de espesor. Así las cosas, cocine en horno moderado el tiempo necesario hasta que la superficie se seque y el interior quede húmedo, o para que yo encuentre un pretexto para recitarle las cosas que me gustan: “Atrás eché los fardos del pasado./ Ya no los siento./ No me dejaban ver las cimas./ Me he librado de ellos./ Como la planta sin la piedra,/ estoy derecho./ Y ahora quiero marchar con vosotros,/ poetas verdaderos;/ hacer vuestro camino,/ de sol y nacimiento/ de trigo y bosques rescatados/ y de gallos que cantan en los techos…” (JOSE PEDRONI). ¿Listo? Retire la asaderita del horno, pinte la superficie del rectángulo con una pastita hecha con azúcar impalpable tamizada y jugo de limón, deje que se enfríe, corte en barritas y pruebe. ¡Sin palabras! “Sea como fuere lo que pienses, yo creo que lo mejor sería siempre usar de buenas palabras” (SHAKESPEARE) ¡REQUETEGLUP!