viernes, 15 de noviembre de 2013

Medialunas de manteca






Para el café con leche

Como las de la panadería de la esquina, pero en casa…

Ingredientes

Levadura prensada, 1 cda.
Agua tibia, 1/3 de taza
Leche tibia, “casi” 1 taza
Manteca, 1 cda. y 150g
Azúcar, 1 y ½ cda.
Sal, ¾ de cdita.
Harina común, 2 y ½ tazas

Varios

Manteca blanda, para pintar

Preparación

1. Disuelva la levadura en el  agua tibia junto con un poquito de azúcar y 1 cucharadita de la harina indicada. Tape y deje fermentar. Derrita la manteca en la leche tibia y póngala en un bol junto con el azúcar, la sal y la “esponja de levadura”. Agréguele de a poco la harina hasta obtener un bollo que se desprenda del bol. Amáselo hasta que se ponga liso y elástico. Tápelo con una bolsa de polietileno y déjelo descansar en la heladera 30 minutos.
2.  Retire la masa y estírela sobre la mesa dándole forma rectangular y dejándola de ½ cm de espesor. Divida mentalmente el rectángulo en tres partes. Unte con 50 gramos de manteca blanda las partes 1 y 2. Doble la parte 3 (libre) sobre la parte 2, y sobre esta la parte 1, y hágala girar 90 grados de modo que los bordes libres queden hacia los costados. Estírela nuevamente en forma rectangular, unte los 2/3 con otros 50 gramos de manteca blanda y doble la masa en tres como indicamos anteriormente.
3. Repita la operación otra vez más, acordándose de hacer girar la masa 90 grados. Colóquela en una fuente, tápela y déjela en la heladera dos horas. Retire la masa por partes, estírela bien finita en forma de rectángulo, córtelo en tiras paralelas y anchas y divídalas en triángulos. Pinte la superficie de cada triángulo con manteca derretida y enróllelos desde la base hacia arriba. Manipule los rollitos dándoles forma de medialunas y colóquelas espaciadas sobre placas enmantecadas y enharinadas. Tápelas y déjelas en un sitio tibio hasta que estén hinchaditas.
4. Cocínelas en horno caliente hasta que estén doradas.


Dificultad:

Cierta habilidad para amasar y cortar la masa.

Tip:

Si desea trabajar un poco más, al retirarlas del horno, báñelas en almíbar. Más ricas, imposible.