sábado, 29 de septiembre de 2012

Pancitos ¡glup!




"Pero antes de empezar unos consejitos:

Consejo 1: Antes de empezar a preparar las recetas, lavá bien tus manos y tus uñas.
Consejo 2: Siempre, cubrí tu pelo con un pañuelo o un gorro.
Consejo 3: Usá un delantal de cocina para no ensuciarte.
Consejo 4: Trabajá sobre una mesa muy limpia.
Consejo 5: Si la mesada es alta, pedile a tu mamá un banquito firme.
Consejo 6: Utilizá cosas de un material que no se rompa.
 ! Requiere la ayuda de un mayor
¿Qué llevan?  

Leche tibia: 1/3 de taza (pedísela a mamá)
Harina: 300 gramos
Sal: 1 cucharadita (tamaño café)
Huevo: 1
Manteca fría: 50 gramos (en daditos)
Levadura prensada: 30 gramos (mamá sabe...la levadura se usa deshecha)


1- Poné la leche tibia en un bol y agregale la levadura y mezclá con una cucharita hasta que se disuelva. Tapála con una servilleta.
2- Colocá la harina sobre la mesa y hacele un hueco en el centro.
Poné allí la levadura disuelta, la manteca fría en daditos (que la prepare mamá) la sal y el huevo.
3- Mezclá con la mano los ingredientes del centro, mientras con la otra vas agregando la harina, hasta unir todo en un bollo. Amasala hasta que quede bien lisita.
4- Enhariná bien la mesa (el palote también) estirá la masa en forma rectangular, dejándola de ½ cm de espesor (más o menos...!). Después despegá la masa de la mesa con una espátula.
5- Ahora con cuidado, recortá la masa en rectángulos de unos 12 cm de lado por 4 cm de ancho. Para esto, antes con la ayuda de tu mamá recortá un rectángulo de cartón de esa medida y usálo como molde.
6- Doblá un rectángulo de masa por la mitad, primero a lo largo, y luego volvé a doblarlo.






7- Armá así todos los pancitos y, a medida que lo hagas, distribuílos sobre placas enmantecadas y enharinadas. Tapálos flojamente con un papel y dejálos...
8- Cuando los pancitos ya estén hinchaditos de tanto esperar pedíle a mamá que los cocine en horno caliente hasta que estén ¡para comérselos!"