domingo, 2 de septiembre de 2012

Brochettes de pollo y ananás








Con gustito agridulce

Es una receta clásica y fácil, para salir del paso con elegancia en un almuerzo cualquiera.

Ingredientes:

2 pechugas de pollo
250g de panceta ahumada magra, cortada en tajadas
1 lata de ananás al natural
200g de tomatitos cherry
3 morrones carnosos
Cubos de pan, c/n
Aceite, ajo triturado, orégano, sal y pimienta, a gusto

Varios:

Ensalada de hojas verdes, para acompañar

Marinada:

½ taza de aceite
2 dientes de ajo
Sal y pimienta
Jugo de limón
Orégano

Preparación

1.       Bata en un bol los ingredientes de la marinada hasta mezclarlos bien. Quítele la piel e indeseables a las pechugas, córtelas en cubos y sumérjalos en la marinada. Estacione el bol 1 hora en la heladera. Mientras… escurra el ananás y córtelo en trozos medianos. Reserve. Si sólo consiguió tomates “perita”, córtelos en rodajitas suficientemente anchas como para poder ensartarlas en las brochettes. Sazónelas a gusto con un poquito de sal, pimienta y un chorrito de aceite. Reserve. Quítele a los morrones el cabito, semillas y nervaduras internas. Córtelos a lo largo en tiras anchas y luego divida estas en trozos.
2.       Escurra los cubos de pollo de la marinada y envuelva cada trozo en una tira de panceta. Reserve. Coloque los cubos de pan sobre una placa y rocíelos con la marinada.
3.       Arme las brochettes, bien apretadas, ensartando los ingredientes en el siguiente orden: un cubo de pan, un trozo de morrón, un trozo de ananás, un cubo de pollo envuelto en panceta, un gajo de tomate (o si consiguió los tomatitos cherry… un tomatito), otro cubo de pan, otro de morrón, otro de ananás, etc. hasta terminar con un cubo de pan. Áselas en el horno o parrilla, a fuego lento, haciéndolas rotar de vez en cuando hasta que el pollo se note bien cocido. Durante la cocción pincele las brochettes con el resto de la marinada.
4.       Sirva las brochettes con una guarnición de ensalada de hojas verdes.




Tip:

Los pollos de campo tienen carne más firme y, además, son más sanos y más gustosos. Super recomendables, aunque a veces sean difíciles de conseguir.