viernes, 25 de mayo de 2012

Pastelitos de dulce



Hay muchas formas de hacerlos pero esta es la receta de los pastelitos que engordaron mi infancia. Se preparan con una masa hojaldrada que lleva salmuera y se fríen en grasa.

Ingredientes

Harina tamizada, 400g
Manteca blanda, 150g
Salmuera tibia (agua con sal), cantidad necesaria
Dulce de membrillo, 350g
Grasa o vegetalina, cantidad necesaria
Grageas de colores, cantidad necesaria


Preparación

  1. Coloque la harina sobre la mesa y hágale un hueco en el centro. Ponga allí 100g de la manteca indicada.
  2. Una todo agregando de a poco la salmuera necesaria hasta obtener un bollo que no se pegotee. Si hiciera falta, agréguele un poco más de harina. Pero poco… ¿eh?
  3. Estire la masa sobre la mesa dejándola algo gruesa y dándole forma rectangular o cuadrada. Esta forma es importante para luego doblar la masa de manera prolija y lograr un buen hojaldrado.
  4. Derrita los 50g de manteca restante y, con parte de ella, pincele la superficie de la masa. Espolvoree con harina la superficie untada con manteca. Esto permitirá aislar los dobleces y lograr luego, durante la cocción, una textura hojaldrada.
  5. Doble la masa en dos, como si cerrara un libro, encerrando la manteca. Haga girar la masa 90 grados (los lados abiertos hacia los costados), vuelva a estirarla, untarla con el resto de la manteca, espolvorearla con harina y doblarla, esta vez, en 4 partes: de derecha a izquierda; y de abajo hacia arriba. Tápela con un lienzo y déjela descansar 15 minutos en lugar fresco.
  6. Para el armado: estire la masa por partes, sobre la mesa enharinada, dejándola lo más fina posible. Despéguela de la mesa con una espátula y córtela en cuadrados de 8 cm de lado (por supuesto que esta medida puede variar).
  7. Arme los pastelitos así… ¡aunque le lleve tiempo! Superponga dos cuadrados de masa pegándolos en el centro con un poquito de agua. Coloque en el medio un poco de dulce de membrillo previamente deshecho con un tenedor.
  8. Tape el dulce con 3 cuadrados superpuestos y pegados en el centro con un poquito de agua. A medida que arma así los pastelitos presione bien la masa sólo alrededor del relleno (los bordes deben quedar sueltos).
  9. Presione las esquinas del pastelito apoyado sobre la mesa, a fin de que se levanten los bordes dándole al pastelito su aspecto característico.
  10. Arme del mismo modo todos los pastelitos: dos capas abajo y tres arriba. Hay otras maneras de armarlos, son buenas si alcanzan los mismos resultados.
  11. Derrita la grasa (o la vegetalina) en una cacerola grande. Cuando la fritura esté medianamente tibia (no caliente) eche una tanda de pastelitos de modo que puedan nadar libremente, sin chocar. Mientras se fríen, báñelos constantemente con una cuchara, para que la masa se abra en hojas.
  12. Una vez doraditos, escurra los pastelitos sobre el papel absorbente y espolvoréelos con azúcar molida; o báñelos con grageas de colores (la tradición de siempre sonará a antigüedad…).



Secreto I:

  • El dulce de membrillo conviene ablandarlo antes de armar los pastelitos. Para esto, mézclelo en una cacerola sobre el fuego con un poco de azúcar y vino tinto hasta lograr que se forme un puré espeso.

Secreto II:

  • Durante la fritura, es necesario bañar los pastelitos con una cuchara para lograr que el hojaldrado resulte perfecto.