lunes, 14 de mayo de 2012

Masitas grumetes





Eran unas dulzuras infaltables en "el té de las cinco" que ofrecía mi abuela. A mí siempre me parecieron unas vainillas subdesarrolladas pero... ¡muy ricas! Hoy les propongo a las nuevas generaciones recuperar esos sabores lejanos y disfrutarlos con los amigos y con la familia. 





Lo que llevan (para una docena)

yemas, 2

azúcar, 1/3 DE TAZA
ralladura de ½ limón
esencia de vainilla, 1 CUCHARADITA
claras, 3
harina leudante, 1/3 DE TAZA
azúcar impalpable, CANTIDAD NECESARIA
placas para horno, enmantecadas y enharinadas, LAS QUE TENGA
manga de repostería, 1








PASO 1 - 2 MINUTOS

Como usted sabe, casque los huevos y separe la clara de las yemas. Ponga las yemas en un bol. Agrégueles el azúcar, la ralladura de limón y la cucharadita de esencia de vainilla. Bata todo muy bien, hasta obtener una crema de textura lisa y espesa. Si lo tiene, no dude en utilizar el batidor eléctrico. Reserve la preparación hasta utilizar y sígame los pasos...





 

PASO 2 - 4 MINUTOS

En otro bol bien limpito (éste es el secreto del éxito: el bol no debe tener vestigios de materia grasa) bata, también con el batidor eléctrico, las 3 claras indicadas hasta lograr el punto de nieve. Y acá va otro secreto para comprobar el punto de las claras cortándolas con un cuchillo: al hacerlo, si están listas, no deben quedar adherencias en la hoja del mismo.








PASO 3 - 5 MINUTOS

Ahora, vierta las claras a nieve sobre el batido de yemas que hicimos anteriormente y dejamos reservado. Espolvoree las claras con la harina leudante previamente tamizada con un colador de malla fina. Una todo con movimientos envolventes, tratando de no bajar el batido. La mezcla debe quedar bien aireada. Puede utilizar un batidor manual o una espátula.






PASO 4 - 8 MINUTOS

Ponga la mezcla en una manga de repostería con boquilla ancha (lisa o rizada, es a gusto). Sobre placas enmantecadas y enharinadas, vaya trazando con la manga bastones de pasta, cuidando que queden espaciados entre sí para que no se unan durante la cocción. Espolvoree la superficie de cada bastón con azúcar impalpable tamizada con un coladorcito.








PASO 5 - 20 MINUTOS

Cocine los grumetes en horno caliente durante un minuto. Baje la temperatura a suave y siga cocinándolos hasta que se noten sequitos y vea que la superficie esté suavemente dorada. Retírelos del horno y déjelos enfriar en la placa. Cuando ya estén fríos, despéguelos con una espátula, colóquelos en una bandeja y... ¡a preparar un buen chocolate!