lunes, 6 de febrero de 2012

Lemon pie


La tradicional tarta de limón lleva una base de masa delicada y un relleno que se  debe preparar con cuidado. Primero va a la heladera y luego se  cubre con merengue y se  dora en el horno.



INGREDIENTES

Tarta cocida de masa dulce, 1, sin desmoldar y cocida en molde profundo de 22 cm

RELLENO

Azúcar, 1 taza
Agua, 1 taza
Fécula de maíz, 2 cucharadas (bien panzonas)
Jugo de limón colado, 2/3 de taza (o menos, a gusto…)
Ralladura de 1 limón grande
Yemas, 4
Manteca, 4

VARIOS

Merengue italiano hecho con 4 claras y 200g de azúcar
Azúcar impalpable tamizada, 2 cucharadas

PREPARACION

Relleno:

1.       Ponga en una cacerolita el agua, el azúcar, el jugo de limón y las dos cucharadas de fécula. Mezcle bien con batidorcito de alambre. Coloque la cacerolita sobre el fuego y mezcle continuamente con cuchara de madera hasta que la preparación hierva y espese (parecerá almidón cocido). Pruebe y si la notara muy ácida, endúlcela más.
2.       Bata las yemas en un bol y vierta sobre ellas, de a poquito, el almidón caliente, mientras simultáneamente mezcla con batidor de alambre hasta incorporarlo todo.
3.       Siga revolviendo sobre el fuego con cuchara de madera, hasta que la mezcla espese un poco más. No tema que la preparación se  corte, pues como lleva fécula de maíz no correrá tal riesgo.
4.       Retire la cacerola del fuego, vierta la mezcla en un bol y, mientras está caliente agréguele la manteca y la ralladura de limón. Revuelva hasta que la manteca se  funda e integre a la crema.
5.       Una vez tibia la crema, rellene con ella la tarta precocida y alise bien la superficie con una espátula.
6.       Estacione la tarta en la heladera hasta que el relleno esté bien firme, pero todavía no la desmolde pues faltan la cubierta y ulterior gratinado.
7.       Retire la tarta de la heladera y cubra toda la superficie con el merengue puesto en manga con boquilla grande de picos (o apílelo como más le guste…).
8.       Espolvoree el merengue con el azúcar impalpable tamizado con un coladorcito. El azúcar acelera el gratinado, por eso es mejor que vigile este proceso.
9.       Coloque la tarta en horno mediano hasta que el merengue esté suavemente dorado. Vuelva a colocar la tarta en la heladera hasta que esté bien fría.
10.   Retire esta tarta de la heladera y desmóldela deslizándola sobre la fuente donde la piensa servir. Mantenga en la heladera hasta el momento de convidar.

 

Secreto I

No dé grititos de desesperación si, después de gratinar en el horno la cubierta del lemon pie, la superficie de la crema parece cubierta con un espejo de almíbar. Dicen los que saben ¡qué ese es el crédito de un perfecto lemon pie!

Secreto II

Una vez decorado el lemon pie con el merengue italiano y espolvoreado con el azúcar impalpable vigile muy de cerca el gratinado: un leve descuido ¡y el merengue termina carbonizado!