lunes, 27 de febrero de 2012

Fondant



Es un baño  opaco de azúcar que se utiliza en repostería para bañar tortas, bombones o masitas. Es riquísimo y queda muy vistoso. Prepararlo lleva tiempo y algo de maña, pero los resultados bien valen la pena.

Lo que lleva:

Azúcar en terrones o pancitos, 1 kilo
Glucosa, 1 cucharada
Agua, cantidad necesaria
Jugo de limón, cantidad necesaria


PREPARACIÓN

Ponga en una cacerola el azúcar y la glucosa. Complete con agua hasta cubrir los ingredientes.
Coloque la cacerola sobre el fuego y mezcle con una cuchara de madera hasta que el azúcar se disuelva.
No revuelva más y deje hervir hasta que el almíbar tome punto de “bolita blanda”.
Retire la cacerola del fuego y vierta el almíbar sobre un mármol (o mesada de material similar), previamente mojado con agua fría.
Rocíe el almíbar con jugo de limón. Luego tome una paleta de metal y trabaje el almíbar levantándolo y mezclándolo, hasta que comience a azucararse. Se pone opaco y espeso.
Amase el azucarado ligeramente con las manos hasta lograr una pasta bien lisa.
Coloque la pasta en un bol y tápela con un lienzo húmedo hasta el momento de usarla (de este modo no se secara).
Para utilizar el fondant, coloque una porción en un bol y caliéntelo a bañomaría, mezclando continuamente con cuchara de madera, hasta que tenga consistencia cremosa, ideal para untar y cubrir una torta.