viernes, 16 de septiembre de 2011

Pionono casero


INGREDIENTES

Huevos, 5
Azúcar, 5 cucharadas
Miel, 1 cucharadita
Harina, 5 cucharadas (no panzonas… ¿eh?)
Esencia de vainilla, 1 cucharadita

PREPARACIÓN

1.       Forre una placa para horno (de 30 por 40 cm aprox.) con papel manteca grueso o papel madera. Enmanteque el papel generosamente pero no lo enharine.
2.       Ponga el azúcar, la miel, las yemas y la esencia en un bol; bátalas hasta que estén claritas y espesas (usted me entiende…).
3.       Bata las claras a punto de nieve.
4.       Vierta las claras sobre el batido de yemas, espolvoree sobre ellas la harina y una todo de una sola vez, con movimientos envolventes.
5.       Vuelque la mezcla en la placa forrada. Alísela con espátula.
6.       Ponga la placa en horno precalentado al máximo, en el primer estante, hasta que la superficie esté sequita (no lo cocine demasiado porque corre el riesgo de que se “abizcoche” y , al arrollarse, se quiebre).
7.       Retire la placa del horno, levante el papel de uno de sus extremos (no tenga miedo: como no enharinó el papel, el pionono no se desprenderá) e invierta la placa de pionono sobre un repasador humedecido con agua fría, bien retorcido y extendido.
8.       Tome una espátula y presione el papel a todo lo largo (como si le acariciara el lomo a su gato angora. O persa… ¡bah!).
9.       Desprenda cuidadosamente el papel del pionono.
10.   Cubra el pionono con una hoja de papel nueva y enróllelo con ella adentro, ayudándose con el repasador. Pase el pionono a una fuente y déjelo enfriar. Use como indique la receta.