sábado, 17 de septiembre de 2011

Delikatessen de nueces




No es que quiera hacer alarde de que sé alemán... Apenas si tengo un diccionario de bolsillo. Pero como esta palabra significa: delicadeza, exquisitez, manjar fino... me vino de perillas para bautizar esta receta. Resultado: ¡masitas secas así de fáciles, así de rápidas y así de ricas!


LO QUE LLEVAN


Lo que lleva la masa
harina UNA TAZA (Y UN POQUITO MAS SI HICIERA FALTA...)
azúcar 2 CUCHARADAS
manteca blanda 50 GRAMOS
huevo UNO
sal UN POQUITITO ASI
esencia de vainilla OTRO POQUITITO (A GUSTO)
una placa para horno, rectangular, enmantecada y enharinada.


Lo que lleva la cubierta
nueces o avellanas licuadas o procesadas UNA TAZA
azúcar MEDIA TAZA
claras 2.



PASO 1 (3 MINUTOS)

Ponga sobre la mesa la harina y hágale un hueco en el centro. Coloque allí el azúcar, la manteca blanda, el huevo, la esencia de vainilla (a gusto) y la sal indicados. Una todos los ingredientes incorporando de a poco la harina, hasta obtener una masa muy tierna. Lea bien: que no se pegotee... ¡pero que sea tiernísima! ¡Ni se le ocurra agregarle demasiada harina! Sígame.

PASO 2 (8 MINUTOS)
Vuélquela en la placa enmantecada y enharinada. Con un palote chiquito extiéndala de 3 milímetros (o menos) de espesor y dándole, al mismo tiempo, forma rectangular. Recorte los bordes con una cuchilla afilada a fin de obtener un rectángulo perfecto y prolijo. Reserve. Cocine la masa de 10 a 15 minutos en horno moderado, hasta que se note sequita, pero sin dorar.

PASO 3 (18 MINUTOS)

Mientras... Coloque en una cacerolita las nueces procesadas o licuadas, el azúcar y las claras sin batir. Con una cuchara de madera revuelva continuamente sobre fuego mediano hasta que se forme una crema espesa y, al revolver, se pueda espiar el fondo de la cacerola. Como cuando hacemos mermelada: ¡usted me entiende! Pero ojo... ¿eh? ¡Qué no se le transforme en caramelo!

PASO 4 (35 MINUTOS)
¿El rectángulo de masa ya está cocido...? Retire la placa del horno. Extienda sobre la superficie de la masa, en forma pareja (le conviene usar una espátula larga...), la crema de nueces que hizo en el paso anterior. Vuelva a colocar la masa así cubierta en el horno, a temperatura suave, unos 15 minutos: hasta que la superficie se note seca, dorada y... ¡den ganas de probarla!

PASO 5 (60 MINUTOS)

Retire la placa del horno y, en caliente, tome un cuchillo filoso y divida la masa en rectángulos del tamaño deseado. Así nomás, estos bocaditos son riquísimos. Si quiere darles un toque de color, cláveles media cereza glasé. Otra idea: un copo de crema batida (o dulce de leche) y una nuez mariposa. ¿Otra? Bañarlos parcialmente con chocolate cobertura derretido.