lunes, 9 de mayo de 2011

Torta ángel de almendras y frutillas


(o frambuesas u otra fruta roja)

INGREDIENTES

TORTA

Azúcar, 1 ½ taza
Harina, 1 taza
Sal, ½ cucharadita
Claras, 10
Agua, 1 cucharada
Jugo de limón, 1 cucharada
Cremor tártaro, 1 cucharadita
Esencia de vainilla, 1 cucharadita
Almendras tostadas y molidas, ¾ de taza

VARIOS

Crema de leche, 300 gramos
Frutillas, 1 ¼ kg (o frambuesas u otra fruta roja)
Azúcar, 12 cucharadas
Colorante rojo, 2 ó 3 gotas (o un poquitito de colorante sólido)
Azúcar impalpable tamizada, 2 cucharadas
Almendras fileteadas, 100 gramos
Mazapán tenido de rosa, un trocito para imitar el moño

PREPARACION

  1. Tamice dos veces el azúcar.
  2. Tamice la harina, aparte.
  3. Agregue a la harina ½ taza del azúcar tamizada y la sal y tamice esta mezcla… ¡tres veces más!
  4. Ponga las claras en el bol de la batidora junto con la cucharada de agua y el jugo de limón.
  5. Bata hasta que la preparación esté espumosa.
  6. Agréguele el cremor  tártaro y siga batiendo hasta que el merengue haga picos, PERO SIN QUE LA PREPARACION SE SEQUE.
  7. Incorpórele de a poco la taza de azúcar restante, de a cucharaditas por vez, mientras continua batiendo hasta incorporarla toda. Se habrá formado así un merengue que haga picos más duros.
  8. Una las almendras molidas a la mezcla de harina.
  9. Agregue esta mezcla en tres veces al merengue, mezclando siempre con movimientos envolventes para no bajar el batido.
  10. Perfume con esencia de vainilla (la verdadera torta ángel lleva unas gotas de esencia de almendras que yo siempre omito porque a mí no me gusta. Pero si lo prefiere…).
  11. Una vez incorporada la harina con las almendras, vuelque la mezcla en un molde grande en forma de anillo (de 26 cm de diámetro) TOTALMENTE LIMPIO. (“Limpio” en nuestra jerga significa sin enmantecar ni enharinar. Y bien lavadito con detergente, para que no tenga ni una gotita de grasitud, así la torta crecerá como debería crecer).
  12. Cocine la torta en horno moderado 15 minutos y luego a fuego más suave, más o menos 30 minutos más, o hasta que esté suavemente dorada, bien crecida y al clavarle delicadamente una aguja (¡AYYYYY!) esta salga sin adherencias.
  13. Retire la torta del horno y SIN PRETENDER DESMOLDARLA, inviértala apoyando los bordes del molde sobre 3 platitos de té invertidos sobre la mesada (¡que ingeniosa estoy!) así la torta se enfría por sí sola y se desprende sola del molde – como debería suceder – ¡no se hace trizas! Si al enfriarse no se desprende sola, no se aflija: pásele un cuchillito todo alrededor del costado y del pico central y desmóldela como cualquier torta (¡La raspa del molde para mi!...)

ARMADO

  1. Lave 1 kilo de frutillas, quíteles los cabitos, pártalas por la mitad y espolvoréelas con 3 cucharadas de azúcar. Deje macerar mientras bate la crema, así sueltan bastante jugo.
  2. Ponga en un bol la crema de leche junto con el azúcar restante y bátala hasta que llegue “casi” a punto chantilly.
  3. Agréguele de a poco a la crema el jugo que soltaron las frutillas (exprímalas un poco…) para darles sabor y colorcito de frutilla. Si el color no fuera muy acentuado, agréguele unas gotas de colorante rojo y siga batiendo hasta que tome punto chantilly.
  4. Lave el ¼ kilo de frutillas restantes y séquelas. Pero no las azucare.
  5. Corte la torta en 3 capas.
  6. Apoye la base en el plato donde la piensa servir y unte con 1/3 de la crema chantilly.
  7. Distribuya sobre ella la mitad de las frutillas azucaradas y escurridas.
  8. Tape las frutillas con la segunda capa de torta, SIN PRESIONAR.
  9. Unte esta capa con otro tercio de la crema y distribuya sobre ella las frutillas restantes.
  10. Tape con el disco de torta restante.
  11. Unte toda la parte externa de la torta (superficie y costados) con el 1/3 de crema restante.
  12. Adhiérale en los costados las almendras fileteadas.
  13. Cubra la superficie con el ¼ kilo de frutillas reservadas (cortadas por la mitad si no le alcanzaran).
  14. Mantenga en la heladera hasta el día siguiente.
  15. Espolvoree las frutillas con un poco de azúcar impalpable y adorne la torta con un moño hecho con mazapán teñido de rosa.

Nota: Si desea que la superficie de la torta quede como la de la fotografía, hornéela en un molde liso, de 24 cm de diámetro, igualmente “limpio”.