domingo, 8 de mayo de 2011

Pastelitos de queso




Usted podrá prepararlos con el relleno que prefiera (atún escurrido, salsa blanca y cebollita... picadillo de carne... espinaca y jamón...). El resultado será siempre el mismo: una receta facilísima, con una masa que se aplasta en lugar de amasar y una textura crujiente y delicada. 


LO QUE LLEVAN

Lo que lleva la masa:

harina UNA TAZA Y EXTRA PARA ENHARINAR
sal UN POQUITITO ASI
manteca bien fría 100 GRAMOS
queso crema 120 GRAMOS
 

cortapasta de 6 cm de diámetro
placas para horno forradas con papel manteca.

Lo que lleva el relleno:


queso rallado MEDIA TAZA
jamón cocido, picadísimo 100 GRAMOS
mostaza UNA CUCHARADITA
queso mantecoso, picadito 100 GRAMOS
pimienta negra A GUSTO
sal A GUSTO.


PASO 1 (3 MINUTOS)
 
Ponga sobre la mesa la harina, la sal y la manteca bien fría y cortada en trozos. Tome el mezclador de harina (o 2 cuchillos sin serrucho) y corte la manteca sobre la harina hasta convertir todo en un granulado parecido a una arena gruesa. Pase el granulado a un bol, agréguele el queso crema y mezcle con un tenedor hasta formar un bollo de textura irregular. Póngalo en una bolsita y llévelo a la heladera.


PASO 2 (4 MINUTOS)
 
El bollo debe permanecer en la heladera hasta que esté bien firme, para poder estirarlo. Si fuera necesario, déjelo hasta el día siguiente. Para preparar el relleno: ponga en un bol el queso rallado, el jamón cocido picado, la mostaza, el queso mantecoso también picadito, pimienta negra de molinillo y sal a gusto. Mezcle suavemente con una espátula de goma o tenedor hasta obtener una pastita bien integrada.


PASO 3 (9 MINUTOS)
 
Pasado el tiempo indicado (no contado en el relojito), retire la masa de la heladera y estírela por partes, bien finita, enharinando previamente la mesa y también el palote. Despéguela de la mesa utilizando una espátula. Córtela en discos con un cortapastas de unos 6 centímetros de diámetro, aproximadamente (si las quiere tamaño copetín). Una los recortes sin amasar y siga haciendo más discos.
 


PASO 4 (16 MINUTOS)
 
Distribuya los discos sobre la mesada o mesa enharinada y, con una cuchara sopera, vaya colocando un montoncito de relleno en el centro de la mitad de los discos. Tape el relleno con otro disco (de los que quedaron libres) y presione bien los bordes con sus deditos. Vuelva a presionarlos utilizando un tenedor bien enharinado. Emprolije los bordes con un cortapastas. Quedarán como minitarteletas.


PASO 5 (20 MINUTOS)
 
Una vez listos, distribuya los pastelitos sobre placas previamente forradas con papel manteca, sin enmantecar ni enharinar. Cocínelos en horno precalentado caliente hasta que la masa se note sequita, crujiente y dorada. Una vez listos, levántelos con la espátula... ¡y siga cocinando más! Estos pastelitos de queso son deliciosos calientes, tibios o fríos. Y se pueden acompañar con una cerveza fresca o con vino blanco.