viernes, 20 de mayo de 2011

Galletas transparentes







1)      Amase 1 taza de sémola junto con ½ taza de harina común, ½ cucharadita de sal, 50 gramos de manteca y los chorritos de soda que sean necesarios para obtener una masa tiernita que pueda estirarse con el palote.
2)      Tape el bollo y déjelo descansar sobre la mesa 10 minutos.
3)      Tome pequeñas porciones de masa (¿oyó bien? ¡¡¡Más chicas!!!) aplástelas una por una entre las manos enharinadas dándoles forma de tortitas bien chatas y, por si eso fuera poco… ¡siga estirándolas con el palote (o botella, o vaso… ¡bah!) hasta dejarlas transparentes!
4)      Recorte cada “galleta” con una tapa o cortapastas adecuado para que los bordes queden prolijos.
5)      Coloque las galletas sobre  una placa “limpia” y hornéelas hasta que estén sequitas y suavemente doradas.
6)      Al retirarlas del horno, píntelas con manteca o margarina derretida. Y si piensa servirlas para acompañar el vermouth… ¿qué tal si las espolvorea con pimienta negra? ¡Crunch! ¡Crunch! ¡Crunch!