sábado, 27 de noviembre de 2010

Cómo pelar avellanas



(quitarles la cascarita marrón, ¡bah!)

Coloque las avellanas peladas (sin la cáscara dura) en una placa y tuéstelas en horno caliente. ¡Cuidado, porque se queman en cuanto se descuida! Una vez tostadas, retire la placa, déjelas entibiar y luego frótelas entre las palmas de sus manos: ¡las cascaritas se desprenderán enseguida! Igualito que cuando pela maníes… “Una cosa, por estúpida que sea, por ser nueva deslumbra al que no sabe” (Gellert).