lunes, 29 de junio de 2015

Carne rellena con queso y morrones



Tal vez tenga usted razón. Este título no encierra ninguna originalidad como para que se entusiasme. Tal vez podría haberla llamado: “sándwich revolucionario”… Pero enseguida me vino a la memoria esta frase del gran BENAVENTE: “Lo de cambiar los nombres sin cambiar la cosa es lo primero con que se engaña al pueblo en todas las revoluciones”… Y si bien este queso lanzado hoy al mercado por SANTA ROSA ESTANCIAS constituye una verdadera revolución para su dieta, también es cierto que las verdaderas revoluciones deben partir siempre desde adentro hacia afuera. Por lo tanto prepárelo, pruébelo ¡y  recién entonces llámelo como quiera! “La libertad es, en filosofía, la razón; en el arte, la inspiración; y en la política, el derecho” (VICTOR HUGO).

INGREDIENTES

Pesceto o nalga, en un solo trozo, 1 kilo
Sal y pimienta negra, a gusto
Morrones al natural, 1 lata grande
Queso de bajas calorías, cortado en tajadas, 300 gramos
Cubito de caldo de verduras, 1
Margarina, 1 cucharada
Lechuga, cortada en juliana, 3 tazas
Mostaza, cantidad necesaria


PREPARACION

  1. Quítele a la carne la grasa que pueda tener.
  2. Sazónela con poca sal y bastante pimienta negra.
  3. Corte la carne en tajadas verticales, pero sin separarlas de su base.
  4. Unte con mostaza el interior de cada corte.
  5. Rearme la carne rellenando los cortes con morrones al natural, y las tajadas de queso. ¡Pero no dé grititos de desesperación si los morrones o el queso se le resbalan y no puede armar este sándwich vertical! La desesperación no sirve para cocinar: “La vida es una escala por la que vamos subiendo. La desesperación es el escalón que falla…”
  6. Proceda con calma y ate la carne con un violín, tirado de extremo a extremo, a fin de sostener bien las tajadas y el relleno.
  7. Extienda sobre la mesa una hoja grande de papel aluminio (o dos hojas encimadas).
  8. Unte el papel con la margarina y el cubito de caldo, desmenuzado.
  9. Sobre esto vuelque la juliana de lechuga, formando un colchón.
  10. Sobre la juliana acueste la carne rellena y atada.
  11. Envuélvala en el papel aluminio y haga un paquete sellando bien los dobleces. Doble un extremo del paquete hacia arriba y otro hacia abajo.
  12. Coloque el paquete en una asaderita que contenga un poco de agua y cocine en horno fuerte 1 hora y media, dando vuelta el paquete una vez durante su cocción.
  13. Para servir, coloque el paquete en una fuente, ábralo sin desechar el papel (un toque plateado vuelve importante al pesceto mas subdesarrollado) y quítele el piolín a la carne.
  14. Divida la carne por los cortes hechos y sirva cada porción con su correspondiente relleno de morrones y queso desgrasado, más un poco de la lechuga que se habrá cocinado en el jugo de la carne.
  15. Si desea, ofrezca aparte “mayonesa sin aceite”.

fuente: Recetario Santa Rosa