martes, 12 de febrero de 2013

Torta para descansar



         


¡Nada de claras batidas a punto de nieve, ni manteca batida con azúcar ni nada que se le parezca! Esta torta está inventada exclusivamente para veteranas cansadas o cocineras noveles con mucho miedo a fracasar. “El miedo es natural en el prudente/ y el saberlo vencer es ser valiente” (ERCILLA).







  • Torta de coco

1)      Tamice 180g de harina con 4 cucharaditas de polvo de  hornear y 1 taza de azúcar (4 dije… ¿eh?).
2)      Una la harina con 1 huevo, ½ taza de leche, 4 cucharadas de manteca derretida y ½ taza de coco rallado.
3)      Extienda el extraño pegote en un molde bajo enmantecado y enharinado y cocine en el horno como cualquier torta.
4)      Una vez desmoldada y fría úntela con dulce de leche y espolvoree con coco rallado. ¡Excelente para acompañar un buen café!




Versión 2:




     
      1. Tamice en un bol 180 gramos de harina junto con 4 cucharaditas (leyó bien: ¡4!) de polvo para hornear y 1 taza de azúcar.
      2. Haga un hueco en el centro y coloque en el 1 huevo, ½ taza de leche, 4 cucharadas de manteca derretida (o aceite) y ½ taza de coco rallado.
      3. Mezcle tratando de airear la masa, vuelque en un molde tipo budín inglés N° 4 ó 5 y cocine en horno moderado como cualquier torta. ¡Glup!