jueves, 13 de diciembre de 2012

Tiramisú



Con gustito rico a café

Un vero postre italiano, que ha conquistado al mundo entero.


INGREDIENTES

½ litro (2 tazas) de café bien fuerte
¼ de taza de vino Oporto
¼ de taza de ron o coñac
5 huevos
200g de azúcar
200g de crema de leche
200g de queso mascarpone
2 docenas de bizcochos vainilla
Cacao dulce, para espolvorear


PREPARACION


1. Para preparar la crema de queso, empiece por colocar el azúcar en un bol, súmele los huevos y bata hasta lograr una preparación espumosa. Reserve. Coloque en un bol aparte el queso crema y bátalo hasta que esté bien esponjoso. Agréguele de a poco el batido de huevos y azúcar y mezcle hasta incorporarlo totalmente. Reserve. Bata la crema de leche a medio punto e incorpórela a la preparación anterior, mezclando suavemente.


2. Para el armado del postre elija una fuente honda, rectangular, donde dispondrá el postre. Vierta en otra fuentecita honda el café y mézclele el oporto y el ron (o, si lo eligió, el coñac). Bañe las vainillas una por una en la mezcla de café hasta que estén bien borrachitas. A medida que las bañe, vaya colocándolas “codo con codo”, en la fuente elegida a fin de cubrir el fondo del molde totalmente.


3. Extienda sobre las vainillas una capa generosa de la crema de queso que hicimos al comienzo. Tape la crema con otra capa de vainillas borrachitas, dispuestas en sentido contrario a las de la capa anterior. Tape las vainillas con otra generosa capa de crema. Tape la fuente con papel film y estaciónela en la heladera 2 horas como mínimo (o hasta el día siguiente).


4. En el momento de servir, retire el papel film y tamice sobre la superficie del postre una capa de cacao dulce (o si prefiere cacao amargo…). Finalmente, sirva el postre cortado en cuadrados, decorando cada uno con un copo de chantilly y unas hojitas de menta o un par de cerezas… ¡o nada!

Cuando remoje las vainillas hágalo rápidamente para que un exceso de licor no las desintegre y pueda armar el postre sin inconvenientes ni lágrimas.