jueves, 6 de diciembre de 2012

Pan dulce "para irse a dormir"



Su nombre indica que es ideal para coronar un menú de Fiesta. Además, la receta del ponche, una compañía perfecta.

La mesa familiar no parecerá navideña sin las golosinas típicas: turrones, chocolates, pan dulce. Sucede que todos los años mis amigas invisibles pierden la receta del pan dulce para ir a dormir (que di tantas veces) y me piden su repetición. El Maestro Paganini, cuando después de un concierto le pedían bis, no se cansaba de repetir: “¡Paganini no repite!”… Pero como yo no toco el violín y tengo el “sí” flojito… ¡accedo! No porque no tenga otras fórmulas fabulosas, sino porque esta vez usted podrá arrancar la página, encuadernarla y no perderla más. O perderla junto con la carpeta… ¡lo cual le permitirá encontrarla con más rapidez! No hay duda: “El humor es una lógica sutil…”

INGREDIENTES

(para 3 panes medianos)

Levadura prensada, 50g
Agua tibia, 1/3 de taza
Manteca blanda, 125g
Azúcar, 200g
Ralladura de 1 limón
Agua de azahar, 1 cucharadita
Extracto de malta, 2 cucharadas
Coñac, 2 cucharadas
Huevos, 4
Fruta seca y abrillantada, ¾ kg en total (pasas, nueces, almendras, cascaras abrillantadas, etc.)
Harina, 1kg aproximadamente
Leche, ¾ de taza

PREPARACIÓN

1.       Ponga 1 kilo de harina en una cacerola o bol grande y haga un hueco en el centro.
2.       Ponga allí la levadura previamente disuelta en el agua tibia, la manteca blanda, la ralladura de limón, el azúcar, el agua de azahar, el extracto de malta, el coñac y los huevos.
3.       Bata todo con la mano abierta mientras le incorpora gradualmente la leche (a veces no es necesario agregarla toda) hasta obtener un bollo tierno que se desprenda de las paredes del bol.
4.       Retire la masa del bol, levántela en alto y estréllela con toda su bronca sobre la mesa, hasta que esté lisita y suave.
5.       Colóquela en un bol limpio, píntele la panza con manteca, tápela flojamente con un polietileno (una bolsa de almacén… ¡bah!), métala en el horno apagado y… ¡váyase a dormir!

Al día siguiente…

6.       Vuelque la masa (¿vio cómo leudó?) sobre la mesa enharinada, estírela con el palote dándole forma rectangular y un espesor de 3 cm, y cúbrala con las frutas abrillantadas y secas elegidas.
7.       Enrolle la masa como si armara un pionono, enrósquelo y luego amáselo para distribuir bien las frutas.
8.       Divida en 3 bollos y moldéelos a gusto, dentro de moldes enmantecados y enharinados o sobre placas. Con un cuchillo no dentado pero filoso, haga un corte superficial triangular en la panza de cada uno.
9.       Tápelos flojamente y déjelos leudar al doble. Píntelos con huevo batido y cocínelos en horno moderado ¡hasta que la casa huela a Navidad!




¡Shhh!

El secretito de la semana…

Una forma de acelerar el leudado consiste en apoyar el bol que contiene la masa en la boca de un recipiente con agua bien caliente (debe estar lleno hasta la mitad). El vapor que irradiará, acelerará el leudado. Pero recuerde que la base del bol no debe tocar el agua.