miércoles, 5 de diciembre de 2012

Imitación bombones de fruta






Pequeñas sonrisas

Imitación bombones de fruta
 
Parecen de mandarina… pero son de zanahoria

Ingredientes

400g de zanahorias
400g y c/n de azúcar
400cc de jugo de naranja

Preparación

1.       Raspe las zanahorias, lávelas bien, córtelas en trozos y colóquelas en una cacerola.
2.       Cúbralas con abundante agua y póngalas a hervir hasta que estén re-tiernas.
3.       Escúrralas y tamícelas.
4.       Ponga en una cacerola las zanahorias tamizadas junto con los 400 gramos de azúcar y el jugo de naranja indicado.
5.       Coloque la cacerola sobre el fuego encendido a máximo y mezcle constantemente con cuchara de madera hasta que todos los ingredientes se liguen y se forme una pelota grande y espesa, que se desprenda fácilmente de las paredes y del fondo de la cacerola (usted me entiende…).
6.       Recién llegado a ese punto, retire la cacerola del fuego y vuelque el pasticcio sobre la mesa ligeramente enmantecada (¡cuidado con quemarse los deditos!).
7.       Deje descansar la preparación hasta que se entibie y pueda modelarse con las manos, sin proferir alaridos ni palabrotas.
8.       Mientras la pasta se entibia, cubra un plato playo con azúcar molida. Reserve.
9.       Recién cuando la preparación esté tibia tome pequeñas porciones de la pasta de zanahorias y moldéela entre sus manos, en forma de bolitas.
10.   A medida que forme las bolitas, vaya rebozándolas por azúcar molida que colocó en el plato, cubriéndolas bien, y luego aplástelas y arquéelas para que parezcan gajitos de mandarina (“La imaginación es la loca de la casa”…).
11.   Coloque los bomboncitos sobre rejillas y déjelos orear hasta el día siguiente.
12.   Al día siguiente - ¡como a escondidas! – guárdelos en una linda caja de bombones. ¿Quién será capaz de descubrir su identidad…? Diría no sé quien: “Todos ven lo que tu aparentas. Pocos advierten lo que tu eres…”