miércoles, 15 de diciembre de 2010

Pan dulce sin amasar










  1. Muchos creen que hacer pan dulce casero es muy fácil. Pero las mujeres saben que las recetas son complicadas y que amasar cansa mucho.
  2. ¿Qué te parece si inventamos para tu mamá un pan dulce que no se amase y, en cambio, sea tan fácil que pueda hacerlo una criatura?
  3. Seguro que mamá saltará de contenta y te pedirá la Revista para hacerlo. Lávate bien las manos, que aquí te lo explicamos.
  4. En un bol grande coloca 1 taza de azúcar, 4 huevos, 2 cucharadas gordas de levadura de cerveza disuelta en ¼ de taza de leche apenas tibia, ½ taza de leche, 2 cucharadas de manteca, la ralladura de 1 limón grande y 5 tazas de harina. ¿Listo? Entonces bate todo con la mano abierta…
  5. … hasta que se forme una masa como de engrudo blandito. Fíjate hasta que altura del bol llega la masa, tápalo con un repasador y olvídate de él hasta que la masa duplique su volumen.
  6. Pasado ese tiempo, agrega 100 gramos de pasas de uva sin semilla, 100 gramos de fruta abrillantada de colores y 100 gramos de nueces, todo remojado en tres cucharadas de vinagre. Si, oíste bien, ¡vinagre! Pídele a mamá que te ayude y bata todo con una cuchara. Entonces…
  7. … vuélcalo en un molde enmantecado y enharinado, de modo que lo llene hasta la mitad. Después, vuelve a taparlo con un repasador y déjalo en un sitio tibio hasta que crezca hasta el borde del molde (duplique su volumen) o hasta que mamá el hunda el dedito y diga que está a punto. Ese es el momento en que ella lo pondrá en horno moderado y lo dejará cocinar hasta que esté doradito y los costados empiecen a separarse del molde. Sólo resta esperar que lo desmolde, lo deje enfriar y te convide. ¿Viste qué rico? ¡FELIZ NAVIDAD!