sábado, 3 de abril de 2010

Sabor inglés


La pound cake o torta libra

¿Se nota que estoy re-aprendiendo inglés? Hurgando y hurgando en literatura foránea (“The World’s Best Recipes”) me encontré con esta formula firmada, ni más ni menos, que por Mrs. Harry S. Truman, lo cual avaló mi teoría de que la cocina no está reñida con ningún status. Al enviársela al editor ella dice: “This is an excellent recipe, and I hope you include it in your book. This recipe is two hundred years old and has been in Mrs. Truman’s family for generations”(¡ejem!... ¡ejem!... ¡ejem!...). ¡Una receta familiar heredada con no menos de 200 años de antigüedad!     Confieso que la hice paso a paso (la “torta libra” – “pound cake” – es un clásico dentro de la cocina inglesa) y me salió igual… ¡Igual a cualquier torta rica, seca y así de alta, de esas que se precisa tomar media docena de tazas de té para empujarla! Pero es lindo cocinar tortas con historietas… ¿no? (Aunque a veces los autores me caigan como una bomba…).

PREPARACION

  1. Bata 200 gramos de manteca blanda (yo usé margarina sin colesterol…) con 1 taza de azúcar, hasta obtener una crema.
  2. Agréguele, de a una por vez, 4 yemas y media (¿se da cuenta de que sólo hice la mitad de la fórmula? ¡La calle está dura!).
  3. Agréguele luego la ralladura de 1 limón y 2 tazas de harina leudante. Ponga cara de señora de Presidente consternada por los conflictos bélicos y trate de mezclar todo, inútilmente.
  4. Agregue al desastre la mitad de las 4 claras y media sobrantes batidas a nieve. ¿Vio que con este agregado las cosas van mejor?
  5. Una la mezcla al resto de las claras batidas, con movimientos envolventes, a fin de airear el batido que parecerá, realmente, un pegote pesadísimo.
  6. Vierta el pasticchio en una budinera de 22 cm de diámetro enmantecada como si le regalaran la manteca y enharinada.
  7. Cocine la torta en horno moderado 1 hora; o hasta que esté doradita y comience a separarse de las paredes del molde.
  8. Retire, desmolde y cubra con azúcar impalpable tamizado o, cuando esté fría, báñela con glasé real liviano y, antes de que el baño se seque, decórela con trocitos de fruta glaseada.

VARIANTES: Antes de incorporar la harina, mézclele a esta 50 gramos de pasas sin semilla (como hice yo); o nueces, o una mezcla de ambas.
GLASÉ LIVIANO: Ponga en la batidora 1 clara, 200 gramos de azúcar impalpable tamizada y 1 cucharadita de jugo de limón. Bata a toda velocidad hasta obtener un baño que “corra por sí solo”… (usted me entiende…).