jueves, 15 de abril de 2010

Albóndigas con arvejas








Un clásico de los ‘40

Las albóndigas con arvejas  y una salsa sabrosa se convierten en el complemento ideal de cualquier plato de pastas o arroz. Con papas al natural también son riquísimas.

Ingredientes

Arvejas peladas, ½ kilo
Carne picada, 750 gramos
Miga de pan remojada en leche, exprimida y picada, 5 cucharadas
Ajo, 2 dientes (picados muy fino)
Perejil picado, 1 cucharada
Huevos, 2 (ligeramente batidos)
Sal y pimienta a gusto
Harina, cantidad necesaria
Aceite, 4 cucharadas y cantidad extra para freír
Cebolla picada, 3 cucharadas
Ají picado, 1
Tomates pelados, sin semillas y picados, 3
Caldo, ½ taza



1.       Hierva las arvejas. Escúrralas y reserve.
2.       Ponga la carne en un bol, agregue la miga de pan, el ajo, el perejil y los huevos. Sazone y mezcle. Forme las albóndigas, páselas por harina y fríalas en aceite hasta dorarlas. Escurra y reserve.
3.       En otra cacerola ponga 4 cucharadas de aceite y rehogue la cebolla y el ají picados. Añada los tomates, deje rehogar unos instantes e incorpore las albóndigas.
4.       Agregue la media taza de caldo. Tape la cacerola y deje hervir despacito hasta que las albóndigas estén cocidas y la salsa espesita. Pruebe y rectifique – o no – el sazonamiento de la salsa.
5.       Mézclele las arvejas, caliente bien y sirva acompañando a gusto con arroz o papas fritas.


Una costumbre de antaño era añadir pasas de uva y aceitunas a las albóndigas para hacerlas aún más sabrosas. Y la costumbre se convirtió en herencia familiar…