domingo, 22 de junio de 2014

Galletitas pasadas por agua





 
            ¿Usted cree en los cuentos de hadas? Entonces, inventemos uno…
            “Había una vez una señora que compró galletitas tipo “agua” y la sorprendió una gran lluvia y cuando llegó a su casa se encontró con que todas las galletitas estaban empapadas. Entonces se puso a llorar hasta que apareció un hada, quien, tomando una receta mágica (era un hada cocinera, por eso no usaba varita) las transformó en unos bocados crocantes deliciosos”…
            ¿Qué no? Acomode en una asadera – sin encimar – esas galletitas tipo agua que siempre hay en casa (cuadradas o redondas, con sal o sin sal, con 27 agujeritos o 6) y cúbralas con agua helada. Déjelas así 10 minutos: se pondrán horriblemente blanditas. Ahora escúrralas cuidadosamente una por una con una espátula y acomódelas – sin encimar – sobre una placa de horno enmantecada. Acto seguido pínteles la superficie con manteca derretida, espolvoréelas con queso rallado y métalas en horno fuerte 10 minutos. Finalmente gradúe la temperatura al mínimo y olvídese de ellas hasta que estén suavemente doradas, hinchaditas y crocantes. Sorprendente… ¿verdad? “Natural cosa es que nos causen más admiración las cosas nuevas que las grandes” (SENECA).