viernes, 24 de enero de 2014

Tarta de manzanas ¡Glup!


Tapa hojaldrada para pascualina, 1
Manzanas deliciosas, 4
Harina, ½ taza
Azúcar, ½ taza y 3 cucharadas
Manteca fría, cortada en trocitos, 100 gramos
Ralladura de 1 limón
Jugo de 1 limón


1. Abran el paquete de masa, separen  uno de los discos para pascualñina y estírenlo sobre la mesa enharinada, hasta dejarlo bien finito. ¿Y el otro disco de masa? ¡Regálenselo a la señora de al lado, que es tan buena!

2. Enmantequen y enharinen un molde para tarta de 24 centímetros de diámetro, y recorten prolijamente la masa que sobresale de los bordes; luego ¡háganle un borde de onditas!

3. Coloquen sobre la mesa la harina, la ralladura de limón, ½ taza de azúcar y la manteca cortada en trocitos. Ahora cierren los ojos, imaginen que tienen 3 años y están veraneando en Villa Gesell... ¡y froten todos los ingredientes con las manos hasta que la manteca se deshaga en granitos y todo parezca... ¡arena “de en serio”! Pónganla en un bol y resérvenla.

4. Ahora, ¡júrenme por el helado de dulce de leche que saben usar el cuchillo y pelar las manzanas! ¡Bárbaro! Llegó el momento de pelar las 4 manzanas, quitarles el cabito, partirlas por la mitad, quitarles las semillas, frotarlas con el jugo de limón para que no se oscurezcan... ¡y cortarlas en rodajitas así de finitas! Si mamá les arma la procesadora con el disco especial para rebanar verduras y frutas... ¡este paso podrán hacerlo en un periquete!

5. Luego espolvoreen las tajaditas de manzana con las 3 cucharadas de azúcar y mézclenlas con las manos, como si estuvieran haciendo una ensalada. Entonces vuelquen las manzanas en la tartera forrada con masa y extiéndanlas bien. Enseguida, tapen las manzanas con la “arena de Villa Gesell” que hicimos en el paso 3.

6. ¿Se imaginan cómo queda? Una tarta de manzanas cubierta con un granulado delicioso, que luego, en el horno, se volverá asombrosamente crocante!

7. Sólo resta llamar a mamá para que cocine la tarta en horno caliente, apoyándola primero 5 minutos en el piso de éste (para que se dore de abajo), y luego en el estante central, hasta que la cubierta esté doradita y crujiente. ¿Verdad que es realmente ¡glup!?...