sábado, 25 de enero de 2014

Delfines de queso


¡A otro tema! Estos delfines de queso se preparan en el tiempo justo que le puede llevar a su marido preparar una “caipiroshka”… (¿se escribirá así?). ¿Qué cómo hace él esta variante de la “caipirinha”? Corte en cuartos un limón verde (limón “sutil”, que ahora se consigue en supermercados), exprímalo en un vaso alto y déjelo caer en él junto con una buena cucharada de azúcar. Triture todo con un tenedor hasta que el azúcar no se note; llene el vaso con hielo granizado hasta los 2/3, vierta una buena medida de vodka, revuelva hasta que el vidrio se empañe y… ¿ya están los delfines de queso? ¡Pronto! Bata 3 huevos y agrégueles 120 gramos de queso rallado, 2 cucharadas de harina y un poco de sal y pimienta. Vierta de a cucharaditas (tamaño café) en aceite bien caliente, deje que se inflen, délos vuelta una vez para que se doren de ambos lados, escúrralos sobre papel absorbente y… ¡chin-chin y glup!