jueves, 23 de enero de 2014

Supremas de pollo con salsa de morrones



¡Encontré la salsa justa para hacer pasar dignamente a la historia a 4 supremas de pollo! ¿Le cuento? Ase dos morrones rojos así de gordos, pélelos, quíteles las semillas y rehóguelos (cortados en trozos) junto con 6 dientes de ajo picadito (sin el brote verde) en 2 cucharadas de margarina. Cuando los morrones estén “al dente”, licúe o procese todo. Vuelque la salsa roja nuevamente en la sartén, agréguele 1 cubito de caldo de verduras desmenuzado y ½ taza de vino blanco. Y en cuanto rompa el hervor, ponga a cocinar en ella las supremas (sin piel) sazonadas sólo con ají molido. Cuando las pechugas estén cocidas, agregue a la salsa 1 lata de arvejas escurridas y un chorro de crema de leche (ó 2…, ó 3…, ¡oh!). Deje espesar un poco, rectifique (o no) el sazonamiento y sirva acompañando con papas paille.