domingo, 5 de enero de 2014

Salame de chocolate


INGREDIENTES

Bizcochos secos dulces, tipo “Imperiales”, 300 gramos
Manteca, 200 gramos
Azúcar impalpable tamizado, 200 gramos
Yemas, 4
Cacao, 9 cucharadas
Nueces peladas y picadas grueso, 100 gramos

PREPARACIÓN

Separe 3 docenas de bizcochos “imperiales” y tritúrelos con el palote de modo que queden reducidos a miguitas y otros a trocitos más grandes.
Los bizcochos que sobran redúzcalos a polvo (lícuelos) y reserve.
Derrita la manteca a fuego suave.
Viértala en un bol y mezcle con el cacao, las yemas, el azúcar impalpable, los bizcochos triturados y las nueces picadas.
Una vez mezclado, vuelque sobre la mesa y amase la pasta hasta obtener un bollo que dividirá en dos mitades.
Amase cada mitad dándole forma de cilindro con las puntas afinadas… como si moldeara salames!
Revuelque cada “salame” de chocolate en el polvo de galletitas.
Envuélvalos en papel metalizado y luego con algún papel rayado vistoso que anudara en los extremos para que parezcan verdaderos embutidos.
Mantenga en el congelador.
Sirva cortándolos en rodajas.


NOTA: Ésta misma receta es válida para moldear simplemente en forma de rollos, envolverlos en papel impermeable, refrigerarlos y, en el momento de servir, cortar en rodajitas y ofrecer en pirotines.
 

Versión 2:

“¡Salame de chocolate!” Como lo lee: envuelto como un salame en papel rayado; y bien consistente como para cortar en rodajitas. ¿Se anima? Triture con el palote 3 docenas de “bizcochos imperiales” (dulces, secos y larguitos) de modo que queden reducidos a polvillo y migas más grandes (estas simularan los pedacitos de tocino). Entonces derrita a fuego suave 200 gramos de manteca y mezcle con los bizcochos imperiales triturados, 200 gramos de azúcar impalpable  tamizado, 4 yemas, 9 cucharadas de cacao (dulce, pero oscuro) y 100 gramos de nueces picadas. Mezcle bien, vuelque sobre la mesa y amase con las manos hasta obtener una pasta compacta. Divida en dos partes, de a cada una forma de salame, hágalos rodar por un poco de polvo de galletitas extra y envuélvalos en un papel vistoso, como si fueran salames, con los extremos anudados con piolín. UNICA RECOMENDACIÓN: guardar en el congelador hasta servir.


Versión 3:

Esta suerte de embutido que encierra galletitas, chocolate y nueces. Como primer paso, se colocan 150 gr de bizcochos partidos en trozos con el palote que imitarán la grasita de los salames. Luego, es preciso poner los pedacitos de bizcocho junto con el polvillo que sueltan, 100 gr. de manteca derretida, 100 gr. de nueces picadas grueso, 100 gr. de azúcar impalpable tamizado y 3 yemas. Aunque la mezcla puede unirse con cuchara, se aconseja verter los ingredientes sobre la mesa y ligarlos hasta formar un mazacote pesado al que después hay que dividir en dos partes. Cada una se amasa por separado hasta lograr una forma cilíndrica, afinando las puntas para que luzcan como salamines. Las piezas se envuelven con un papel rayado o de alumnio y sus extremos se atan con un piolín. Finalmente, estacionar cada embutido en la heladera.