jueves, 19 de septiembre de 2013

Matambre a la parrilla








La hora del asador

Una carnecita tierna, con una salsa criolla para chuparse los dedos.

INGREDIENTES

Matambre de buena familia, 1
Sal gruesa, cantidad necesaria

SALSA CRIOLLA

Cebollas, 2
Sal y pimienta, a gusto
Morrón verde, 1
Morrón rojo, 1
Tomates, 2
Aceite y vinagre, a gusto

PREPARACIÓN

1.       Extienda el matambre sobre la mesa y quítele el exceso de grasa, dejándole sólo una capa finita y uniforme de la misma. Espolvoree la capa de grasa de la superficie del matambre con abundante sal gruesa. Frótela con la mano para penetrarla bien. Enrolle el matambre con la grasa hacia afuera y déle unas vueltas de piolín para que conserve la forma. Acueste el matambre sobre la parrilla, a fuego lento, y cocínelo durante 15 minutos de cada lado.
2.       Retire el matambre de la parrilla, desátelo y córtelo en tiras anchas. Coloque las tiras de matambre sobre la parrilla, con la parte de la grasa hacia abajo, y esta vez sobre fuego fuerte. Déjelo así durante 30 minutos o hasta que la grasita se haya convertido en una cubierta crujiente. Retírelo de la parrilla y sírvalo acompañado de una rica salsa criolla.
3.       Para hacer la salsa criolla, empiece pelando las cebollas enteras, póngalas a hervir en una cacerola con agua salada, hasta que al pincharlas se noten tiernas. Escúrralas y reserve. Sumerja en la misma agua los morrones, el rojo y el verde, y  déjelos hervir hasta que estén blandos. Retírelos. Por ultimo, sumerja los tomates en el agua caliente hasta que la piel se les arrugue. Escúrralos, pélelos, píquelos y póngalos en  un bol.
4.       Pique gruesa la cebolla y los morrones y súmelos al tomate. Sazone con sal los ingredientes, mézclelos y déjelos reposar ½ hora. Luego escurra el líquido que habrán soltado las verduras, presionándolas dentro de un colador (pero con cuidado de que no se le haga puré…). Vuelva a colocar las verduras en un bol y sazone con sal, pimienta, aceite y vinagre de vino a gusto.



Tip:

Una opción para el matambre es pintarlo con salsa de tomate y distribuir unos cubitos de mozzarella antes de retirarlo de la parrilla. ¿Resultado? ¡Un matambre a la pizza parrillero!