sábado, 21 de septiembre de 2013

¡MARCHE UN BUDÍN INGLÉS SALADO!

                                                                                   

Tengo una queridísima amiga paraguaya (¿qué tal, Perla?) que me llamó desesperada porque había perdido una receta que publiqué hace añares. Como de costumbre, le prometí buscarla, no así encontrarla… Sí. Soy desordenadísima. Pero mi ángel guardián gordo (¿usted no lo tiene?) siempre me saca del paso. Y el otro día, cuando menos lo pensaba ¡apareció la receta! ¿Le cuento? Bata 150 gramos de manteca y agréguele: 3 yemas, poca sal, bastante pimienta, un poco de pimentón, 1 cebolla grande picadita, 1 cucharadita de mostaza, 1 cucharada de perejil picado, 200 gramos de jamón cocido picado, 200 gramos de “queso de máquina” igualmente picado, 300 gramos de harina leudante y ½ taza de leche. Una vez hecha la mezcla, agréguele las 3 claras batidas a nieve, vierta en un molde tipo budín inglés en mantecado y enharinado (¡N°5, Teresita!) y cocine en horno moderado, como cualquier torta, hasta que crezca, tenga la panza doradita y los costados amenacen con desprenderse del molde. Frío o caliente, es una barbaridad. Doy fe: “Sabido es que la fe consiste en creer lo que la rabón no puede creer” (Voltaire) ¡Glup!