viernes, 12 de julio de 2013

Ñoquis de papa rellenos







Pensando en el 29

Estos ñoquis son de la suerte: ¡vienen con sorpresa! Es como la fortuna en la vida.

Ingredientes

Queso mantecoso, 200g
Jamón cocido, 100g
Papas, ¼ kg
Manteca, 50g
Sal y pimienta, a gusto
Huevo, 1
Queso rallado, 50g y cantidad extra
Harina, c/n
Salsa, a gusto


Preparación

1.       Corte el queso mantecoso en trocitos chiquititos así. Pique el jamón cocido lo más chiquito posible (¡todavía mas, si puede!). Ponga el jamón cocido y el queso que picó en un bol, arremánguese y con las manitos mézclelos bien hasta obtener una pasta lo más compacta posible. Reserve.
2.       Cocine las papas con cáscara. Pélelas y tamícelas. Mezcle el puré con la manteca y condiméntelo  con sal y pimienta a gusto. Añada a la preparación el huevo y el queso rallado. Mezcle rápidamente. Vierta harina sobre la mesa hasta obtener un volumen semejante al de la mezcla obtenida en los pasos anteriores. Una ambas preparaciones y amase hasta obtener un bollo liso. Tome porciones de masa y forme cilindros de 1 cm de diámetro. Córtelos en trocitos de 1 cm. Aplaste cada trocito poniéndolo en la palma de su mano izquierda mientras, con su dedo gordo de la mano derecha, lo va afinando hasta obtener un disco chato.






3.       Ubique en el centro una porción de la mezcla de queso y jamón y ciérrelo como si fuera una empanadita. Enharínese levemente las palmas de la mano y haga girar el ñoqui entre sus dos manos, a fin de darle forma de pequeña bolita. Repita la operación una y otra vez (¡ufa, tenga paciencia!) hasta que todos los ñoquis estén listos. A medida que los vaya haciendo distribúyalos sobre una placa enharinada.
4.       Cocínelos por tandas, hasta que comiencen a flotar y sírvalos con su salsa preferida (yo prefiero salsearlos con una salsa pomarola y espolvorearles abundante queso rallado pero… ¡usted decide!).






Dificultad:

Armar los ñoquis lo más chiquitos posible.

Tip:

Una vez que los eche en el agua hirviendo, vigílelos porque se cocinan enseguida y si se pasan… ¡adiós ñoquis!