martes, 16 de julio de 2013

Medialunas










1.       Midan igual cantidad de harina, de ricotta y de manteca o margarina. Por ejemplo: 100g de harina, 100g de ricotta y 100g de manteca.

2.       Pongan todo en un bol, agréguenle un poquito de sal y una cucharadita de jugo de limón. Aplasten con un tenedor, como si hicieran puré, hasta que todo se una y quede hecho un bollo de masa. (Se usa tenedor en vez de las manos, para que la manteca no se ablande).

3.       Coloquen el bollo de masa en un plato y pónganlo a enfriar en la heladera hasta que esté bien duro (tápenlo con una servilleta). Y si no tienen ganas de seguir trabajando, mejor: esta masa puede guardarse hasta el día siguiente.

4.       Saquen la masa de la heladera y estírenla sobre la mesa enharinada con palote enharinado. Debe quedar muy fina y en forma rectangular.

5.       Corten la masa en cuadrados y divídanlos en triángulos, cortándolos por la diagonal.

6.       Coloquen en la base de cada triangulo un poquito de dulce de membrillo, de batata o del que se les ocurra.

7.       Arrollen cada triangulo desde la base hacia el vértice.

8.       Arqueen las puntas de cada rollito para darles forma de medialunas. Coloquen todas las medialunas en una placa apenas enmantecada y enharinada, y cocinen en horno caliente hasta que estén doraditas como para tomar el café con leche.



Gracias, Omarcitus!