domingo, 13 de enero de 2013

Canelones de jamón y pollo








De todos los tiempos

A estos canelones recién hechos no se les puede decir que no.

Ingredientes

Canelones (caseros o comprados o ¡panqueques!), 2 docenas
Aceite, 1 chorrito 
Queso rallado, c/n  

Relleno
Supremas de pollo (sin piel), 2
Verduritas para caldo, a gusto
Jamón cocido, 300g
Perejil picado, 1 cucharadita
Manteca, 2 cucharadas
Cebollas, picadísimas, 2
Jamón del diablo, 1 latita
Sal, pimienta y nuez moscada, a gusto

Varios:

Agua, c/n
Aceite, 2 cucharadas
Queso rallado, ½ taza
Salsa blanca mediana, ¾ de litro
Manteca derretida, c/n
Puré de tomates espeso, 1 taza

Preparación

1.       Cocine los canelones en abundante agua con sal hasta que estén “al dente”. Escúrralos sobre la mesa espolvoreada con queso rallado. Para el relleno: ponga a hervir suficiente agua con las verduritas elegidas para el caldo; cuando rompa el hervor, agregue las supremas y hágalas hervir hasta que estén cocidas. Escúrralas. Corte las supremas en trocitos y procéselas junto con el jamón cocido. Ponga todo en un bol.
2.       Derrita la manteca y rehogue la cebolla. Agregue la cebolla rehogada a los ingredientes que están en un bol y agrégueles el perejil y el jamón del diablo. Mezcle bien. Ligue la mezcla agregándole de a poco la salsa blanca “pegote” hasta obtener un relleno espeso pero húmedo (calcule ½ taza de salsa blanca por 2 tazas de relleno).









1.       Sazone la mezcla con sal, pimienta y nuez moscada. Reserve. Para armar los canelones coloque en el borde de cada cuadrado de masa cocida un cordón de relleno hecho con anterioridad. Enrolle y coloque el rollo en una fuente para horno bien enmantecado. Siga armando del mismo modo los otros canelones y colocándolos en la fuente, unos al lado de otros, un poquito espaciados entre sí para facilitar luego el servicio. Una vez armadas las fuentes, cubra los canelones con la salsa blanca mediana. Espolvoréelos con el queso rallado  y rocíelos con manteca derretida. Gratínelos en horno bien caliente.
2.       Al retirarlos del horno, trace sobre cada canelón una tira de puré de tomates (bien sazonado) puesto en manga con boquilla lisa… ¡y sírvalos enseguida!

Tip:

La nuez moscada es el condimento estrella porque le dá un gustito especial. ¡No lo mezquine!