sábado, 26 de enero de 2013

Brunsli




1.       Licue 300 gramos de almendras peladas (pero… ¡ojo! sin quitarles la piel marrón).
2.       Mézcleles 100 gramos de chocolate oscuro rallado.
3.       Vuelva a licuar (o procesar) todo junto. Vuelque en un bol.
4.       Únales 3 claras sin batir, 250 gramos de azúcar, media cucharadita de canela en polvo y una cucharada de harina.
5.       Vuelque sobre la mesa y siga uniendo todo con las manos: debe quedar una pasta consistente, similar al mazapán.
6.       Espolvoree una tablita de madera con azúcar molida. Coloque la masa en el centro, espolvoréela con azúcar y con manos de hada aplástela con el palote hasta dejarla de tres cuartos centímetro de espesor.
7.       Recórtela con el cortapastas que prefiera, en forma de: ¿tréboles? ¿estrellas? ¿rombos? (una los recortes y con la misma técnica haga más masitas).
8.       Deje orear las masitas sobre la tabla hasta el día siguiente.
9.       Al otro día, levante cuidadosamente las masitas con una espátula larga de metal y acomódelas sobre placas enmantecadas y enharinadas.
10.   Precaliente el horno. Cocine las masitas unos 5 minutos en horno caliente, sólo el tiempo necesario para que se les forme una corteza sequita. El interior de estas masitas debe quedar húmedo: ¡una delicia!