jueves, 30 de agosto de 2012

Strudel de espinacas




Una masa liviana y muy fina encierra un relleno que combina espinacas hervidas, cebolla, jamón cocido, queso rallado y salsa blanca. Se  cocina al horno hasta que esté doradito.

INGREDIENTES

Masa:

Leche, ¼ de taza
Agua, ¼ de taza
Sal, ¼ de cucharadita
Harina, cantidad necesaria
Manteca derretida, cantidad necesaria

Relleno:

Jamón cocido, 250 g (en tajadas)
Manteca derretida, cantidad necesaria
Cebolla, picadita y rehogada en manteca, 1
Espinacas cocidas, exprimidas y picadas, 2 tazas
Pan remojado en leche y picado, ½ taza
Queso rallado, 1 taza
Salsa blanca espesa, ½ taza
Sal, pimienta y nuez moscada, a gusto

PREPARACION

1.       Vierta la leche y el agua en un bol y agréguele la sal. Únale la harina mientras mezcla hasta lograr… ¡un engrudo estupendo! No se  aflija si resulta muy blando pues luego, al trabajarlo sobre la mesa, adquirirá una textura solida y elástica.
2.       Vuelque el engrudo sobre la mesa, levántelo en alto y estréllelo contra la misma cuantas veces sean necesarias hasta obtener una masa lisa, tierna y elástica. Si se  pegoteara demasiado agregue un poquito más de harina. Pero poquito…
3.       Divida la masa en 2 bollitos, tápelos con un repasador y déjelos descansar sobre la mesa 1 hora. Mientras, prepare el relleno. El descanso de la masa es necesario para que tome elasticidad.
4.       Mezcle las espinacas con el pan picadito, la cebolla rehogada, el queso rallado y la salsa blanca. Sazone la mezcla a gusto con sal, pimienta y nuez moscada. Reserve. Pique finamente el jamón cocido y resérvelo.
5.       Estire un bollito de masa sobre la mesa enharinada, dándole con el palote forma circular. No se  preocupe por el grosor de la masa, pues luego la estiraremos hasta volverla transparente.
6.       Tome el disco de masa por uno de sus bordes y, con las dos manos en alto, hágalo girar rotándolo, para que la masa se  estire por su propio peso. Siga afinándola en el aire con la punta de los dedos o con sus puños. Cuando esté transparente, apóyela sobre un repasador enharinado. Recorte los bordes gruesos.
7.       Pinte la masa totalmente con manteca derretida y espolvoréela con la mitad del jamón cocido previamente picado. Cada capa de jamón evitara que el relleno de espinacas humedezca la masa, que de este modo resultará crujiente.
8.       Coloque la mitad del relleno de espinacas a 3 cm de uno de los extremos de la masa formando un cordón. Tape el cordón del relleno con esos 3 cm de masa que dejó libres. Si quiere, puede enriquecer el relleno cubriéndolo con tajaditas de champiñones envasados al natural.
9.       Arme el strudel como si fuera un pionono, levantando el mantel y empujándolo para que se  enrolle solito… (si intenta enrollarlo con sus manitos quedará toda pegoteada…).
10.   Siempre ayudándose con el mantel, deslice el strudel sobre una placa enmantecada y enharinada y arquéelo en forma de medialuna gigante. Píntele la superficie con manteca derretida. Cocínelo en horno caliente hasta que esté doradito y crujiente. Arme del mismo modo otro strudel con el resto de masa y relleno.


Secreto I

Una vez preparada la masa de strudel puede dejarla reposar sobre la mesa tapándola con una cacerola precalentada, sin que esté en contacto con ella. El calorcito que irradiará abreviará el tiempo de reposo.

Secreto II

No se  aflija si al esmerarse en estirar la masa de strudel para dejarla transparente ¡se  le agujerea! Una vez armado el strudel… ¿quién se  dará cuenta?