miércoles, 22 de agosto de 2012

Leicaj






Según mi “corresponsal culto, gratuito, humorista y, por si esto fuera poco… ¡de lujo!” – Mario Magal – dentro de la colectividad judía el budín de miel o pan de miel es una constante, pues la miel simboliza el deseo de que el Año Nuevo sea dulce. Como todos los caminos conducen a Dios… transcribo la receta para que nuestro 1994 resulte dulcísimo: licue o procese 50 gramos de margarina, la mitad de ¾ de taza de azúcar (¡haga el cálculo usted!) y 4 claras. Siga procesando mientras agrega 3 tazas de harina, ¼ de taza de aceite, 5g de polvo para hornear, un poquitito así de sal, 1 cucharada de canela, 1 vaso de agua hirviendo y un vaso de miel. Agregue a esto 4 yemas batidas con el resto de azúcar (¿cuánto quedó?). Vuelque en un bol, incorpórele 1 y ½ taza de nueces picadas, vierta en un molde de 26 cm de diámetro, aceitado, y cocine a fuego moderado 45 minutos. Desmolde, espolvoree con azúcar impalpable y… ¡beteabon! (una especie de ¡Glup! en hebreo…). ¡Gracias por recordarnos, señor Magal! “No hay en el mundo fuerza como el deseo”… (García Lorca).





Versión 2:


Ingredientes:

2 huevos
1 vaso de miel
¾ vaso de aceite (medido en el mismo vaso que la miel)
½ vaso de infusión café muy concentrado
2 vasos de azúcar
1 manzana verde rallada
4 vasos de harina
1 cdita. bicarbonato de sodio
1 cdita. polvo de hornear
1 cdita. canela
1 taza nueces picadas (optativo)

Preparación:

Ponga en la licuadora la miel, los huevos, el aceite, el café, el azúcar y la manzana rallada.
Licue hasta que esté bien desintegrado. Vierta el licuado en un bol y agréguele la harina, previamente tamizada con el bicarbonato, el polvo de hornear y la canela.
Incorpore las nueces y mezcle bien. Vierta en una asadera forrada de papel impermeable aceitado (papel enmantecado), de tamaño tal que la mezcla llegue a la mitad de su altura. Coloque en el horno moderado hasta que esté cocida. Retire del horno, desmolde, quítele el papel y deje enfriar. Córtelo en cuadrados y azucárelos-o no- a gusto.