viernes, 22 de junio de 2012

Helados de vainilla y de chocolate




Una fórmula básica que permite preparar un helado de vainilla. Este se  puede transformar en otras variedades con sólo agregar chocolate, nueces, frutas en almíbar o café.

INGREDIENTES

Helado básico de vainilla

Leche, 2 tazas (hirviente)
Yemas, 6
Azúcar molida, ¾ de taza
Sal, un poquitito así
Crema de leche, 1 y ½ tazas
Esencia de vainilla, 1 cucharadita

Helado de chocolate

Leche, 2 tazas
Bicarbonato de sodio, una pizca
Yemas, 6
Azúcar molida, ¾ de taza
Sal, un poquitito así
Crema de leche, 1 y ½ tazas
Chocolate, 150 g

PREPARACIÓN

1.       Para hacer el helado de vainilla: hierva la leche. Mientras… Bata en un bol las yemas junto con el azúcar y la sal, hasta obtener una crema.
2.       Agréguele de a poco la leche hirviente, mientras mezcla rápidamente con un batidor hasta incorporarla toda. Vierta la mezcla en una cacerola y mezcle continuamente sobre el fuego con cuchara de madera hasta que la mezcla espese un poco, pero sin que llegue a hervir (¡si hierve se  corta!).
3.       Retire la cacerola del fuego y cuele enseguida en un bol a fin de cortar la cocción. Perfume la preparación con la esencia, tape el bol con papel film y espere a que se  enfríe.
4.       Bata la crema de leche hasta que tenga una consistencia similar a la crema anterior. Mezcle ambas cremas, viértalas en un molde y ponga a congelar a frío máximo. No se  preocupe si la crema congela como piedra… En el paso siguiente la domesticaremos…
5.       Una vez solidificado el helado desmóldelo y, a fuerza de cuchillo y martillo, quiébrelo en trocitos. Y conste que no exagero cuando le exijo fuerza… pero pronto esas piedritas, gracias a nuestro ingenio, perderán su “identikit”.
6.       Licúe o procese los trozos de helados por partes hasta convertirlos en puré. A medida que lo haga, vierta lo licuado en un bol. No se  aflija si al licuar los trozos este helado pierde su consistencia. Este paso es fundamental para “domesticar” los cristales y lograr un helado cremoso.
7.       Mezcle bien el helado licuado (que tendrá textura cremosa), viértalo nuevamente en el molde y estaciónelo en el freezer hasta que tome la consistencia para ser servido.
8.       Para la variante de chocolate. Hierva la leche con un poquitito de bicarbonato y 150 g de chocolate cortado en trocitos, hasta que este se  disuelva.
9.       Continúe como indica la receta básica del helado de vainilla a partir del paso 3 y demás pasos sucesivos hasta congelar la crema, desmoldarla, procesarla o licuarla y… ¡glup!
10.   Arme las copas con ambos helados. Las copas pueden decorarse con copitos de chocolate blanco y negro para hacerlas aún más tentadoras.



Secreto I

Tapamos con papel film (o una tapa) el bol donde está la crema caliente, para evitar que, al enfriarse, se  le forme “nata”. Otro truco: una vez volcada la crema en la fuente, ponerle en el centro un trocito de manteca.

Secreto II

Para el helado básico puede hervir la leche con una chaucha de vainilla cortada a lo largo, de esa manera las semillas le darán más sabor a la preparación.