domingo, 22 de abril de 2012

Canelones de pollo y jamón




Ponga a hervir abundante agua con sal y un chorrito de aceite. Cuando rompa el hervor, eche por tandas dos docenas de canelones (caseros o comprados) y cocínelos hasta que estén “al dente”. Escúrralos sobre la mesa espolvoreada con queso rallado. Para el relleno: ponga a hervir suficiente agua con verduritas para caldo y, cuando rompa el hervor, agregue dos supremas de pollo sin piel. Una vez cocidas, escúrralas. Córtelas en trocitos y procéselos junto con 300 g de jamón cocido. Ponga todo en un bol. Derrita 2 cucharadas de manteca y rehogue 2 cebollas picadísimas. Agregue la cebolla rehogada a los ingredientes que están en el bol y añada 1 cucharadita de perejil y 1 latita de jamón del diablo. Mezcle bien. Ligue la mezcla agregándole de a poco 1 taza de salsa blanca tipo pegote hasta obtener un relleno espeso pero húmedo (calcule ½ taza de salsa blanca por 2 tazas de relleno). Sazone con sal, pimienta y nuez moscada. Para el armado: coloque en el borde de cada cuadrado de masa cocida un cordón de relleno. Enrolle y coloque en una fuente para horno. Cubra con salsa blanca mediana. Espolvoree los canelones con el queso rallado y rocíe con manteca derretida. Gratine en horno bien caliente. Al retirar del horno, trace sobre cada canelón una tira de puré de tomates.