miércoles, 28 de diciembre de 2011

Mousse de chocolate



Canto a lo más dulce

Una receta popular, a la que no se resiste nadie (que no esté haciendo dieta).

Ingredientes

7 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de manteca
150g de chocolate
7 yemas
7 claras
7 cucharadas de crema de leche

Praliné de nueces

100g de nueces peladas
1 taza de azúcar
1 cucharadita de manteca

Varios

Crema chantilly, a gusto

Preparación


  1. Coloque las yemas en un bol y súmele el azúcar. Bata hasta lograr una preparación cremosa. Reserve. Coloque la manteca en una sartén y derrítala junto con el chocolate sobre fuego suave. Retire y reserve. Coloque en otro bol las claras y bátalas a punto de nieve. Reserve. Aparte, bata la crema de leche hasta que espese, pero sin llegar a chantilly (medio punto). Reserve. Una el chocolate derretido con el batido de yemas y mezcle bien. Luego mézclele la crema batida a medio punto.
  2. Por ultimo súmele las claras batidas a nieve y una todo con suaves movimientos envolventes, hasta obtener una espuma de color uniforme (color chocolate… ¡bah!). Distribuya la mousse en cremeritas o en copas y estaciónelas en el freezer hasta que la superficie esté firme. En el momento de servirla, decore la superficie de cada una con un copo de crema chantilly y una porción de praliné de nueces.
  3. ¿Cómo hacemos el praliné de nueces? Empezamos por triturar las nueces con el palote, la procesadora… ¡o como le parezca mejor! Resérvelas. Después, vierta el azúcar en una sartén, colóquela sobre fuego máximo y cuando comience a fundirse mezcle con cuchara de metal hasta que se convierta en caramelo. Luego, agréguele enseguida las nueces trituradas, mezcle con cuchara de metal y vuelque sobre la mesa enmantecada. Deje enfriar muy bien.
  4. Para terminar, despegue el “mazacote” con una espátula, rompiéndolo en trozos y tritúrelos con el palote hasta obtener un granulado fino. ¡Listo! Ahora, ¡a devorar con ganas y gusto!


Tip:

Al chocolate lo derretimos con la manteca al calor de la hornalla suave, para evitar que la llama directa del quemador modifique su textura.