lunes, 26 de diciembre de 2011

Cáscaras de naranja abrillantadas






¿Qué allá es difícil conseguir buenas “cáscaras abrillantadas”? Pues… aquí, ¡también! Mira qué fácil es hacerlas: exprime 4 naranjas y, cortadas en cuartos, hazlas hervir en agua hasta estén tiernas; entonces escúrrelas, quítales la pulpa y ponlas en otra cacerola a hervir con 1 taza de azúcar y 2 de agua, hasta que estén brillantes. Vuelve a  escurrirlas y revolcarlas sobre azúcar, así se les adhiere una buena capa. Paso final: apoyarlas sobre rejilla y tener la paciencia de secarlas en el horno, a fuego mínimo. ¿Viste qué fácil? Te mando un beso así de gordo: ¡chuick!


Versión 2


¿Cáscaras de naranja confitadas? Córtelas por la mitad, exprímales el jugo y reserve. Hierva los cascos en agua hasta que estén tiernos. Escúrralos, ráspeles los hollejos y deséchelos. Corte las cáscaras por la mitad y péselas. Colóquelas en una cacerola con igual peso de azúcar e igual volumen de agua. Hierva hasta que el almíbar esté espesito y las cáscaras translúcidas y brillantes. Escúrralas, rebócelas con azúcar, presionando bien. Distribuya sobre rejilla (sin encimar) y deje secar dándolas vuelta una vez. Guárdelas en frascos herméticos.