viernes, 23 de diciembre de 2011

Mazapán “Gorm”


Esta es la fórmula que me enviara desde Noruega nuestra compatriota Graciela Syverssen, “exiliada” allá por el amor de… ¡Gorm!, el ecologista.



INGREDIENTES

Almendras, peladas, 200 gramos
Azúcar impalpable, tamizada, cantidad necesaria
Clara, batida hasta que esté opaca, 1


PREPARACIÓN

1.       Coloque las almendras en un bol, cúbralas con agua caliente y déjelas reposar 5 minutos. Escúrralas y pélelas quitándoles la cascarita marrón.
2.       Distribúyalas en una placa para horno y séquelas en horno mínimo, con la puerta abierta (¡del horno, se entiende…!)   ¡¡¡Qué no se vayan a dorar!!!!
3.       Una vez secas y frías, licue las almendras hasta convertirlas en polvillo. Mídala por tazas.
4.       Tamice azúcar impalpable y mida por tazas el equivalente a la mitad de las almendras. Vale decir: si tiene 2 tazas de almendras, utilice 1 taza de azúcar impalpable tamizada.
5.       Vuelva a poner en la licuadora las almendras y el azúcar impalpable medida. Licúe de nuevo y acuérdese de tapar muy bien la licuadora para no llenar de polvillo toda la casa, y hacer creer a todos que hubo una erupción volcánica, o que a su empleada le dio por plumerear el living.
6.       Vuelque el polvillo en un bol y, mientras amasa con una mano, con la otra vaya agregando de a poco clara batida, hasta obtener una pasta de la consistencia del mazapán. ¡Y CLARO QUE LO SERÁ! ¡Y BIEN AUTÉNTICO!
7.       Haga con ella todas las monerías que quiera: ¿frutitas que dejará orear y luego pintará con pincel y colorantes vegetales…? ¿Muñequitos…? ¿O querrá colorear una parte verde y otra más pequeña, roja, y hacer hojas de muérdago (acebo debería decirse…) con sus correspondientes pelotitas (frutitos… ¡bah!)? Es la pasta ideal para hacer todas las veces que una receta indique: “pasta de almendras”, pues la comprada… ¡paso! Aunque a veces, a fin de mes, es bastante buena para sacarnos del apuro… ¿no?



Versión 2:

Graciela conoce mis gustos y también mis debilidades…
Una de ellas es… ¡comer mazapán!
Una vez que vino   a visitarme, me enseñó una receta facilísima para hacer mazapán: basta con hacer una montañita de azúcar impalpable tamizada, otra montañita igual de almendras peladas (sin la cascarita marrón) y pulverizadas y, de a poquito, la incorporación de la clara batida a nieve necesaria para unir ambos ingredientes en una masa compacta, que no se pegotee.
¡Listo el mazapán!