jueves, 15 de diciembre de 2011

Minipollo relleno… ¡sin ayuda!





¡Qué lindas son las fiestas navideñas! Con el vistoso arbolito, nuestro espíritu festivo y la tradicional cena de Nochebuena que con tanto esmero prepara mamá. Pero… ¿y si este año tú te encargas de sorprender a tus familiares, deleitándolos con este “minipollo relleno”? ¡Éxito y muchas felicidades!


1.       Todos los años, cuando llega Navidad, la cocina parece un quirófano: ¡todo el mundo ayuda a deshuesar un pollo para rellenar!
2.       ¿Sabías que con dos “supremas” de pollo (una con el huesito y otra sin él) bien aplastaditas, podemos armar un “minipollo relleno” sin ayuda de nadie? Para hacerlo necesitaremos: las dos “supremas” o pechugas de pollo, 6 tajadas de pan lácteo remojadas en leche, 1 cebolla rallada o picada muy finita, 1 sobrecito de queso rallado, 1 cucharadita de perejil picado, sal, pimienta, ¼ de cucharadita de nuez moscada, 1 huevo, 150g de jamón cocido (o paleta) y 150g de queso de máquina. Y, además, dos rectángulos de papel aluminio y una aguja enhebrada con hilo. Parece complicado, ¡pero es facilísimo!
3.       Exprime bien las tajadas de pan, pícalas y ponlas en un bol junto con el queso rallado, la cebolla, el perejil, sal, pimienta y nuez moscada. Une todo con un huevo. Debe quedar una pasta bien espesa.
4.       Ahora sazona con sal y pimienta la “suprema” que tiene huesito y acomódala sobre un rectángulo de papel aluminio, suficientemente grande como para que quede un borde de 4 cm alrededor. Sobre la “suprema” coloca la mitad de las tajadas de queso; la mitad de las tajadas de jamón y todo el relleno; sobre el relleno, el resto de las tajadas de jamón y el resto de las tajadas de queso.
5.       Ahora tapa el queso con la otra “suprema” de pollo. Entonces haz una costura alrededor, uniendo los bordes de las dos “supremas”.  Una vez cocidos los bordes, tapa el “minipollo” con otro rectángulo de papel aluminio y hazle un doblez doble o triple, dejando algo flojo el papel. Por último, coloca el “paquete” en una asaderita, agrégale una taza de agua y pídele a mamá que la ponga en horno caliente durante 45 minutos.
6.       Cuando esté bien frio, desenvuelve el paquete, quítale las costuritas al “minipollo”, acomódalo en una fuente y adórnalo como si fuera un pavo de Navidad: con cerezas, gajitos de naranja, pedacitos de ananás, juliana de lechuga… ¡y no te olvides de tapar el huesito con una “papillote” (mamá sabe)! ¿Viste cómo cada año crecemos un poquito más para hacer cosas más ricas? ¡FELIZ NAVIDAD EN FAMILIA!